_
_
_
_
_
CincoSentidos

Un grupo de inversores paga 10 millones por Sex.com

La venta del sitio pornográfico bate el récord de dinero abonado por un dominio en la red

Una de las direcciones más llamativas en internet y que menos publicidad necesita, Sex.com, goza de una segunda oportunidad para demostrar su prometedora rentabilidad. Esta web de explícito nombre estaba en manos de un popular empresario de la red, Gary Kremen, fundador de la página de búsqueda de parejas Match.com. Kremen ha engordado su cuenta corriente en 12 millones de dólares (casi diez millones de euros) tras vender el codiciado dominio a un grupo de inversores de Boston que se hace llamar Escom LLC.

La cifra, desvelada ayer por Reuters, no aparece en el comunicado de prensa de esta sociedad compradora, aunque en ella se dice que la financiación está proporcionada parcialmente por Domain Capital LLC, una empresa que se dedica a respaldar este tipo de adquisiciones. A última hora de ayer, Escom no había respondido a las llamadas de este periódico.

Quien sí contestó fue Al Donaldson, presidente de una empresa de software llamada Escom y que fue erróneamente identificada por muchos medios como la compradora de esta web dedicada a la pornografía. La Escom de Donaldson recibió ayer un buen número de correos electrónicos preguntando por la operación, aunque como él mismo afirmó: 'Estamos casi en el lado contrario de este negocio'. Con sede en Virginia, esta Escom se dedica a desarrollar software para frenar el spam.

La venta de Sex.com ha logrado el récord entre las transacciones de dominio más caras de la historia de internet. Hasta ahora la que más dinero había movido era el traspaso de Business.com por 7,5 millones de dólares en 1999. Se trata de un buscador de empresas, productos y soluciones que fue vendido en el momento de mayor esplendor de las puntocom. Otras direcciones bien pagadas fueron Beer.com, que se entregó por siete millones de dólares, y Shop.com, que fue adquirida por la firma californiana Altura International, especializada en captar clientes para las grandes tiendas online, por 3,5 millones de dólares.

La intención de Escom es hacer que el prometedor nombre de esta página erótica se llene de lucrativos servicios. En el momento de la operación, Sex.com era bastante pobre en contenidos y hacía dinero vendiendo publicidad de otros sitios pornográficos. Por su bajo perfil, según el medidor de audiencias Hitwise, ni siquiera está en el ranking de las 1.000 páginas más visitadas por adultos en EE UU.

El pasado viernes, otro auditor de tráfico, Alexa.com, ubicaba a Sex.com en el puesto número 3.560 entre los dominios más buscados de internet en todo el mundo. La media de visitas al día era de 400 millones. Tal ha sido la expectación creada que la cifra se duplicó ayer, avanzando hasta el puesto 1.971 entre las direcciones más tecleadas.

La operación le ha salido redonda a Gary Kremen. Este visionario de la época de la burbuja tecnológica registró en 1994 los dominios Match.com -con 2,7 millones de suscriptores sólo en España- y Sex.com. Por entonces, los dominios .com se otorgaban de manera gratuita al primero que los solicitaba. Sin embargo, Kremen tuvo que recurrir a los tribunales tres años más tarde cuando descubrió que Stephen Cohen, próspero empresario de la industria porno, estaba haciendo un uso ilícito del dominio. La compañía VerySign, gestora de dominios en EE UU, se lo transfirió a Cohen después de hacerse pasar por el titular de una compañía llamada Online Classifieds y exigir la titularidad de Sex.com. Tras una dura batalla legal, el Tribunal Supremo dio la razón a Kremen.

Un 36% de los internautas españoles ve porno

El sexo sigue arrastrando a muchos usuarios a internet. Gustavo Núñez, Director General de Nielsen NetRatings España, apunta que 'prácticamente todos los internautas han visitado en algún momento portales de contenidos para adultos'. De hecho, según los datos que maneja esta empresa de estudios de mercado, el pasado mes de diciembre '36 de cada 100 usuarios han pasado por alguna página de este tipo de contenidos en España'.Los internautas de este país no sólo consumen páginas para adultos hechas en España, según muestra el gráfico adjunto. Pero sí hay dos portales locales de tinte pornográfico que ocupan las primeras posiciones dentro de la lista de los diez más visitados. Son marqueze.net y yonkis.com. También aparecía a finales de 2004 una tercera web española, contenidospc.com.Según Nuñez, 'el alto precio pagado por el portal Sex.com ha respondido a que el sitio aúna dos elementos clave en este negocio: por un lado la palabra sex, que es la más buscada en internet a la hora de acceder a sitios de contenido erótico y, por otro lado, el dominio .com que engloba la mayoría de las búsquedas en la web'.Los nuevos propietarios de Sex.com quieren convertir este sitio en una referencia mundial para los adultos que demandan pornografía. Esto supondrá, según dicen, 'incluir oportunidades para fijar citas entre los usuarios, descarga de vídeo y chats, consejos sobre sexo, relaciones y erotismo'.

Archivado En

_
_