Balance

El déficit comercial se dispara por la energía

Las exportaciones españolas en los once primeros meses del año crecieron un 4,6% y las importaciones, un 11,8%. Con esta evolución, el déficit comercial superó los 70.630 millones de euros, un 29,7% más. La compra de energía (petróleo y gas) genera uno de cada tres euros de déficit. La cobertura queda en 66,5%, 6 puntos menos que en 2004.

Las ventas totales al exterior de bienes y servicios de la economía española en los once primeros meses del año llegaron a 140.268 millones de euros, mientras que las compras alcanzaron 210.899 millones.

El principal capítulo de deterioro de las cuentas comerciales fue la importación de productos petrolíferos, muy condicionada por el fuerte incremento de los precios en el último año. Del total del déficit, una tercera parte está provocada por el desequilibrio energético. En este sector de actividad los números rojos llegan a 23.140 millones de euros, con un crecimiento del 39% en las compras sobre los once primeros meses del año anterior. El déficit por petróleo es de 17.069 millones, y por gas de 4.785. Los bienes de equipo generaron también 20.878 millones de números rojos, un 13,6% más en las importaciones y un avance del 8,3% en las ventas. El sector del automóvil generó también un déficit de 3.689 millones, con una caída del 4,8% en el valor de las ventas y una cifra estabilizada de compras.

æscaron;nicamente en alimentación España tiene superávit, aunque está próximo al equilibrio. Hasta noviembre las compras han crecido un 7,8% y sólo un 2,5% las ventas.

Las ventas de coches caen un 4,8% y sólo los alimentos generan números negros

Las ventas pagan dos tercios de las compras

España financia con sus ventas al exterior dos terceras partes de las compras, lo que supone que su tasa de cobertura esté en el 66,5%, una de las cotas más bajas de los últimos años, con un descenso de casi seis puntos respecto a la registrada en los once primeros meses del año 2004. En los tres últimos años la pérdida de capacidad de cobertura ha sido muy fuerte, ya que ha descendido en unos diez puntos, lo que ha supuesto un fuerte deterioro del saldo comercial y, por consiguiente, de la balanza por cuenta corriente.