Comercio

Cortefiel abandona la fabricación en España tras su venta a los fondos

Justo un año después de que Cortefiel anunciara el cierre de su planta de Madrid para trasladar la producción a Málaga, el grupo ha decidido abandonar definitivamente sus actividades industriales en España. La medida afecta a 400 trabajadores. También ha vendido el 50% de una de sus tres fábricas en Marruecos.

Los nuevos propietarios del grupo textil Cortefiel, los fondos de inversión CVC, PAI y Permira, han decidido limitar 'su capacidad de fabricación a aquellas líneas de producto y moda que ofrezcan diferenciación, competitividad y capacidad de respuesta rápida en apoyo de su actividad comercial', según un comunicado enviado ayer a la CNMV. Esto se traduce en el abandono de la actividad productiva en España y el cierre de la planta de Málaga. Esta medida se toma justo cuando se cumple un año del cierre de la fábrica de Madrid, la primera que creó Cortefiel, y que concentraba la confección de americanas para caballero.

En ese momento (el 24 de enero de 2005), se explicó que esta decisión se tomaba para trasladar la producción a Málaga y concentrar 'sus procesos de fabricación en España de la forma más eficaz en un único centro', según el comunicado enviado al órgano regulador.

Los nuevos gestores de Cortefiel han dado un giro a esta estrategia que contrasta con el mensaje de continuidad que mostraron cuando se hicieron cargo de la compañía el pasado mes de septiembre.

El grupo argumenta ahora que la decisión de cesar la actividad productiva de Confecciones Sur (Málaga) se enmarca en la necesidad 'de mantener la competitividad de la comercialización y distribución de las líneas comerciales en el mercado, su actividad fundamental'.

Para ello, ha iniciado ya conversaciones con los representantes de los trabajadores, con vistas a la presentación de un expediente de regulación de empleo (ERE). La plantilla total de la fábrica de Málaga es de 400 trabajadores y, según fuentes de la empresa, aún no está decidido a cuantas personas afectará la medida ya que el centro mantendrá sus actividades logísticas y de almacenaje.

Cortefiel tampoco ha cuantificado el coste que esta decisión podría suponer para la compañía, ya que ahora se inicia el proceso de negociación con los sindicatos.

El grupo textil explica en la nota remitida a la CNMV que 'la actividad productiva de Confecciones Sur en la ciudad andaluza se realiza con unos costes de fabricación excesivamente elevados que hacen inviable su actividad de forma competitiva y rentable, lo que ya había dado lugar en los últimos años a la reducción progresiva de su producción, bajas incentivadas y expedientes temporales de empleo'.

La dirección de Cortefiel considera que estas medidas contribuirán 'decisivamente a seguir potenciando su fuerte capacidad de creación de empleo en el comercio y la distribución textil tanto en España como en el resto de países donde está presente, superando su plantilla total los 9.000 trabajadores'.

Tres fábricas y media entre Marruecos y Hungría

Dentro de la reestructuración de su área industrial, Cortefiel ha vendido también el 50% que poseía de Pantco, una de sus tres fábricas en Marruecos, al principal directivo de dicha sociedad. El importe de la operación ha sido de 200.000 euros, según ha informado la compañía. Se trata de la menor de las tres fábricas que el grupo textil posee en el país norteafricano.

Tras el cierre de sus plantas en España en el último año, el grupo textil se queda con dos fábricas en Marruecos más el 50% de Pantco, y otra planta en Hungría.

Sólo el 15% del total de prendas que vende Cortefiel están elaboradas en sus propias instalaciones debido a la política de subcontratación que ha mantenido el grupo en los últimos años. La idea es producir donde más barato resulte.