Política

El Gobierno dice que no habrá agravios por el Estatuto

A punto de conseguir sumar a Esquerra Republicana al acuerdo definitivo, al Gobierno le preocupa ahora combatir la ofensiva del PP orientada a demostrar que el nuevo Estatuto supone privilegios económicos inconfesables para Cataluña.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, recibió ayer en La Moncloa a los líderes de CiU Artur Mas y Josep Antoni Durán i Lleida. Hoy volverá a hacer otro tanto con los dirigentes de Esquerra Republicana para intentar cerrar ya el acuerdo definitivo sobre el Estatuto. Primero tendrá que vencer las reservas expresadas por Josep Lluis Carod Rovira y Joan Puigcercós sobre el modelo de financiación pactado con CiU, algo que desde el Gobierno se ve sencillo por dos razones: en primer lugar, porque hay poco margen para mejorarlo y, sobre todo, porque considera que el desmarque de ERC obedece a un mero cálculo político derivado del protagonismo obtenido por CiU en la recta final de la negociación.

Con todo, el enfado de ERC con el Gobierno no tiene precedentes. Su secretario general, Joan Puigcercós, anunció que a partir de ahora las relaciones con el Ejecutivo no serán las mismas porque su formación dejará de ser 'aliado preferente'. Así lo advirtió poco después de que el líder de CiU, Artur Mas, insinuara en La Moncloa su aspiración a recuperar un papel preponderante en el Gobierno de la Generalitat y también su influencia en Madrid. Para Puigcercós, está claro. 'Mucho nos tememos', señaló ayer, 'que la prioridad del pacto suscrito entre el PSOE y CiU sobre el Estatuto no es otra que acordar la agenda electoral y replantear las alianzas, cuando para nosotros nunca ha sido ésta, sino obtener un buen Estatuto que solucione los problemas de la gente'. En el fondo de la polémica subyace la dura pugna que mantienen CiU y ERC por hacerse con la paternidad del Estatuto.

Las pegas al acuerdo financiero fueron expuestas ayer también por el consejero de Comercio, Turismo y Consumo de la Generalitat, Josep Huguet (ERC), quien cifra en 1.500 millones de euros los recursos adicionales que recibirá Cataluña cuando entre en vigor el Estatuto. Huguet habló de 'engaño' y de 'decepción' importante porque 'no se dice que se pierde el Fondo de Suficiencia'. A su juicio, esta ganancia queda lejos de la apuntada el pasado marzo por el presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, quien anunció que su Gobierno perseguía una mejora de 2.400 millones de euros anuales. La última propuesta sobre financiación que presentó CiU en septiembre, justo antes de cerrar un pacto con el tripartito, preveía lograr un incremento de entre 5.000 y 7.000 millones de euros en el primer año de aplicación del modelo.

Puigcercós advierte que ERC dejará de ser aliada preferente del Gobierno

El portavoz del Grupo Parlamentario Socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba, principal conductor de la negociación estatutaria, advirtió ayer que el Estatuto no generará agravios económicos, porque con independencia de lo que aporte a Cataluña la nueva cesta de impuestos, se utilizará como corresponde los mecanismos de solidaridad previstos en el modelo de financiación y, en particular, el Fondo de Compensación Interterritorial (FCI). En la misma línea opinaron el vicepresidente económico, Pedro Solbes, y la vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega, quienes subrayaron que el modelo de financiación valdrá 'para todas las comunidades autónomas' y las inversiones previstas para infraestructuras no mermarán 'la solidaridad con el resto de las comunidades'.

Otro mecanismo de solidaridad diferente del FCI es el Fondo de Suficiencia, destinado a cubrir la diferencia entre la necesidad de financiación que tiene cada comunidad autónoma y los recursos tributarios que se le atribuyen en el año base de financiación.

En los últimos años, cerca del 12% de los ingresos totales de la Generalitat de Cataluña procedieron de este Fondo. Lo lógico es que con el aumento de la cesta de impuestos, las aportaciones del citado Fondo a esta comunidad disminuyan.

Esta es una de las inquietudes trasladadas por ERC al Gobierno, pues Joan Puigcercós considera que lo que Cataluña puede ganar con el aumento de la autonomía fiscal lo puede perder a través del Fondo de Suficiencia, que el año pasado aportó a esta comunidad casi 2.300 millones de euros.

Montilla: referéndum en otoño y elecciones catalanas en 2007

El primer secretario del PSC y ministro de Industria, José Montilla, situó ayer la celebración en Cataluña del referéndum sobre el nuevo Estatut en el próximo otoño, una vez haya culminado su tramitación en el Congreso de los Diputados. Montilla negó la intención del Gobierno tripartito de anticipar las elecciones autonómicas, que tocan en noviembre de 2007.

El dirigente del PSC consideró 'impensable' que Esquerra Republicana de Cataluña se descuelgue del acuerdo del Estatut alcanzado con CiU porque 'es de todos' y los republicanos han hecho 'aportaciones muy significativas'. En este contexto no ve tampoco en el horizonte una ruptura del Gobierno catalán entre el PSC, ERC e IC, aunque comprende el interés de Zapatero en ampliar sus apoyos parlamentarios a otras formaciones políticas.

Los socialistas catalanes, añadió el ministro de Industria, tienen ya asumido el 'exceso de protagonismo' de CiU en el pacto estatutario, aunque recuerdan que el primer partido que pactó con el PSOE el nuevo texto autonómico fue el PSC.

Piqué señala coincidencias con el Estatuto y se desmarca del PP

La forma en que el Gobierno ha conseguido despejar prácticamente el acuerdo sobre el Estatuto ha generado fuertes discrepancias en el PP, donde su líder en Cataluña, Josep Piqué, no comulga con la estrategia que se ha decidido en la dirección nacional de su partido. Su portavoz parlamentario, Eduardo Zaplana, mantuvo ayer que el Estatuto catalán supone un agravio comparativo para el resto de las comunidades y acusó al Gobierno de establecer categorías de españoles de primera y de segunda'. En contraste con estas afirmaciones, Piqué, señaló que hay posibilidades para 'acercar posiciones' con el Gobierno tripartito porque ve en el Estatuto 'el camino de la racionalidad'. Además, añadió que el compromiso alcanzado con el Gobierno para elevar las inversiones estatales en Cataluña es un logro 'largamente reivindicado por el PP'.

Su secretario general, Ángel Acebes, anticipó que en la tramitación del Estatuto el PP mostrará su 'frontal rechazo'. Subrayó que esa será la posición que defenderán 'todos los militantes', 'también los de Cataluña', y advirtió de que 'se equivoca' quien emita opiniones contrarias a esta tesis.