Para invertir

Las Bolsas, en alerta ante la nueva subida del petróleo

La sombra del petróleo acecha de nuevo a los mercados. Tras un arranque del año pletórico, los inversores volvieron a encontrar esta semana en la nueva escalada del precio del petróleo una excusa perfecta para las ventas. El barril Brent (de referencia en Europa) cerró a 66,43 dólares, más de siete dólares por encima del nivel en el que terminó el año. En la sesión del viernes, como consecuencia de una información que corrige severamente a la baja las reservas estimadas por Kuwait, llegó a batir el récord intradía a 69,03 dólares, frente a los 68,89 de agosto pasado.

Durante la semana, las crisis que afectan a Irán y Nigeria, cuarto y octavo productor mundial, respectivamente, y las recientes previsiones de la OPEP y la Agencia Internacional de la Energía sobre aumento de la demanda impulsaron este repunte en unos días en los que otros acontecimientos, como la grabación sonora atribuida a Bin Laden en la que amenaza con nuevos ataques, la caída de la Bolsa de Japón y la publicación de resultados peores de lo previsto en algunas compañías norteamericanas tiñeron de inquietud el ánimo de los inversores.

Los analistas creen que, aunque los altos precios del petróleo constituyen siempre un argumento para la corrección, no es el único, y ni siquiera ha sido el más determinante durante la semana. 'Salvo en las aerolíneas, las químicas y las energéticas, no se están revisando a la baja los beneficios por el precio del Brent', explica Daniel Suárez, de Analistas Financieros Internacionales, quien recuerda que 'en 2005 sorprendió que con el petróleo a 65 dólares la Bolsa no se viera afectada'.

Un dato que resalta también un reciente informe de Morgan Stanley, que 'ante el sólido crecimiento económico global', no ve excesiva inquietud entre los agentes del mercado financiero. No obstante, el banco de inversión revisa al alza el precio del crudo para 2006 en un 10% y resalta que la amenaza de una interrupción de las exportaciones iraníes 'pone de relieve que los mercados de la energía, actualmente tensionados, son susceptibles de sufrir el impacto tanto de una crisis de suministro, como de demanda'.

Jacobo Peñaranda, analista de Barclays, explica que el año pasado hubo preocupación 'porque se trataba de nuevos máximos', y ve el mayor riesgo para las empresas en los efectos indirectos de la subida del crudo: 'la inflación, sobre todo la subyacente, si las empresas suben sus precios, debido al aumento de los costes'. Alberto Alonso, de Inversis Banco, matiza que crisis como la de Irán 'afectan a la Bolsa directamente, no sólo por la influencia indirecta del petróleo'.

En el último mes, el barril ha subido más de 10 dólares, lo que augura un precio medio del Brent en 2006 por encima de los 60 dólares, según Peñaranda. 'Hay más riesgo al alza por incidencias que a la baja, porque es muy difícil que suba la oferta o que haya recesión en Estados Unidos o China'. El banco de inversión Goldman Sachs subió el jueves su previsión para este año del barril Texas (referente estadounidense) en 4,50 dólares, hasta 68,50.

Craig Pennington, gestor de la cartera energética global de Schroders, considera que 'los precios del petróleo se mantendrán en niveles elevados, reflejando la constante solidez de la demanda, tanto de los países de la OCDE, como de los emergentes'. En este sentido, el gestor recomienda 'sobreponderar los valores energéticos en 2006'. De hecho, gracias al encarecimiento del petróleo, los valores energéticos se situaron en 2005 entre los más rentables.

La OPEP tiene una capacidad adicional de producción seis veces menor que la de hace tres años. Sin embargo, la organización asegura estar preparada para cubrir los recortes en la exportación de Nigeria y cree poco probable que se reduzca la producción en enero.

Los expertos estiman que, salvo que se alcancen nuevos máximos sobre los 70 y los 80 dólares sostenidos durante mucho tiempo, las Bolsas no se resentirán de manera significativa. Pese a la situación, Morgan Stanley defiende que los precios bajarán en 2007, 'al relajarse las tensiones en los mercados petrolíferos gracias a la desaceleración de la demanda y el incremento de la oferta.'

æscaron;ltima escalada por una revisión sobre las reservas en Kuwait

l Un informe de la Petroleum Intelligence Weekly informó el viernes de que las reservas petroleras reales de Kuwait son de 48.000 millones de barriles, sólo la mitad de lo divulgado oficialmente. Como consecuencia, los futuros del crudo brent subieron el viernes dos dólares en Londres.

l La decisión de Irán de retomar la investigación nuclear ha puesto a las grandes potencias en el compromiso de enfrentarse al cuarto mayor proveedor de petróleo mundial.

Irán cuenta con el 10% de las reservas mundiales de petróleo y de gas, lo que le hace fuerte ante la posibilidad de un embargo. El viernes, el banco central iraní anunció que están transfiriendo activos de cuentas internacionales, pero no aclaró hacia dónde los están llevando.

l La producción en Nigeria se ha reducido en un 10% por la presión que un grupo armado está ejerciendo sobre las productoras de petróleo. La holandesa Royal Dutch Shell ha evacuado a 300 de sus empleados, después de que cuatro de ellos fueran secuestrados. En un comunicado emitido el miércoles, los raptores anunciaron la extensión de los ataques al resto de petroleras.

l El informe de la Agencia Internacional de la Energía emitido el martes atribuye a la fuerte demanda de EE UU, y de estados emergentes, como China e India, el incremento de las necesidades de petróleo para 2006 en un 2,2%. El consumo medio para este año será de 85,1 millones de barriles diarios, frente a los 83,3 millones de 2005, con un repunte en el último cuatrimestre.