_
_
_
_
Motor

La estrella de Renault cuesta 93 millones

La industria del automóvil planifica con sumo detalle y antelación todos sus lanzamientos. Aun así, el presidente del grupo Renault, Carlos Ghosn, y su antecesor, Louis Schweitzer, no podrían haber elegido mejor la fecha de aparición del nuevo Mégane, en el que han invertido 93 millones de euros. Las ventas del modelo estrella de la firma han comenzado a flaquear, y han provocado que la marca del rombo haya perdido en 2005 el honor de ser la más vendida de Europa en manos de Volkswagen.

Buena parte de la culpa de este declive la tiene el inevitable envejecimiento del buque insignia de la compañía, el Mégane, un coche del que se han vendido 1,74 millones de unidades desde su aparición en el mercado en 2002, y que ha sido el más matriculado en Europa Occidental desde entonces. El modelo es el coche más popular en Francia, Bélgica, Holanda, Portugal y España. En nuestro país, sus ventas suponen el 61,1% del total.

Para evitar este declive, Renault anunció ayer el lanzamiento de la nueva versión. Parte de los 93 millones invertidos irán destinado a la planta que la compañía posee en Palencia, si bien la compañía no especificó el montante.

Varias versiones

La fábrica española produce las versiones berlina de tres y cinco puertas, así como el Grand Tour de tres y cinco puertas en exclusiva mundial. El Mégane también se fabrica en la planta francesa de Douai (berlina de cinco puertas, coupé cabriolet y monovolumen) y en el centro turco de Bursa (sedán). Asimismo, las versiones Renault Sport de tres y cinco puertas se desarrollan en la fábrica gala de Dieppe. En total, el número de variaciones, contando las distintas motorizaciones, ascienden a 142.

El aspecto industrial es un misterio de puertas hacia afuera. El portavoz de la compañía rehusó ayer especificar la cadencia de producción que registrará la factoría palentina, argumentando que 'son datos internos'. En el plano comercial, Renault prevé que se matriculen este ejercicio en España una cifra de vehículos similar a la registrada en 2005, con el Mégane como el turismo con mayor volumen de ventas del mercado, que, según las previsiones de la compañía, se situarán 'al mismo nivel que en 2005, quizás con una ligera bajada de entre el 1% y el 3%'.

El Mégane es el líder del segmento C, el compuesto por compactos como el Volkswagen Golf, el Opel Astra o el Ford Focus. Este nicho del mercado se ha mantenido relativamente estable en estos últimos años en el continente, según los datos de la compañía, aunque su estructura ha evolucionado de manera significativa bajo la influencia de 'una oferta cada vez más rica'. Dentro del segmento, las berlinas de 3 y 5 puertas suponen un 50% de las ventas totales. Pero por el camino han aparecido otros subsegmentos que no existían hace años, como el de los monovolúmenes, que representa en la actualidad cerca del 30% de las ventas del grupo C de coches en Europa. También destaca el de los modelos coupé o cabriolet (los descapotables tradicionales), que se encuentra en pleno crecimiento con apuestas como la del Peugeot 307. Además, según reconoce Renault, la competencia se ha 'enriquecido estos últimos meses con la renovación completa de las gamas de los principales fabricantes generalistas' y con la 'llegada de nuevos productos propuestos por los especialistas'.

Esta feroz competencia, unido al leve estancamiento del mercado europeo, ha sido la que ha provocado que las matriculaciones de Renault en la UE y en Suiza, Noruega e Islandia hayan caído el 6,6% en 2005, con 1,46 millones de unidades. La caída de las ventas, de hecho, ha obligado a Ghosn a rebajar a la baja su previsión de margen operativo (beneficio operativo sobre facturación) para el año. La nueva estimación queda en el 3%, frente a la anterior de un 4%. La compañía logró un beneficio de neto de 2.211 millones en el primer semestre del año -últimos datos disponibles-, lo que representa un alza del 52%. Estos resultados recogen una aportación de 911 millones procedente del beneficio de su socio Nissan, en el que dispone de una participación del 44,4% La cifra de negocio ascendió a 30.866 millones, es decir, un 2,9% más respecto al mismo periodo de 2004.

'Futuro fuera de toda duda', según el presidente en España

La alegría en la planta palentina por la llegada del Mégane no tiene eco en la que la compañía posee en Valladolid, en la que se produce el Modus en exclusiva mundial. La tibia acogida registrada por el modelo ha obligado a rebajar por dos veces la cadencia de fabricación. Aun así, el presidente de Renault España, recalcó recientemente que 'el futuro de la planta de Valladolid está fuera de toda duda'. 'El único problema que hemos tenido en Valladolid se llama Modus, un problema al que ya se le está buscando una solución a marchas forzadas. Es un incidente en un modelo que tendrá una respuesta en su momento'.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Archivado En

_
_