Javier Estrada

'La Bolsa europea pierde peso en las carteras'

Javier Estrada nos habla de las ventajas de ajustar las carteras activamente en función de los cambios esperados de los mercados, de los nuevos productos de retorno absoluto y de los cambios en las carteras modelo.

¿Cuáles son sus objetivos para este año?

Queremos incidir aún más en el asesoramiento y profundizar en la distribución dinámica de activos. La rotación de las carteras es cada vez mayor y más compleja, de hecho en 2005 tuvimos una rotación de una (completa) de las carteras.

¿Existen barreras que impidan esta alta rotación?

No, sin embargo el tener que pedir consentimiento dificulta las cosas. Es más eficiente para poder hacer una adecuada rotación que el cliente invierta en fondos de fondos, carteras de fondos o fondos de inversión directa. Como ejemplo le diré que nosotros somos muy activos en la cobertura de divisa y mercados y tener que hacer esto fuera de los vehículos citados puede tener un impacto fiscal negativo.

¿Genera valor para el inversor la gestión activa?

Al analizar los mercados por regiones vemos grandes diferencias entre ellos, además de que cada uno se encuentra en una parte del ciclo económico diferente. Efectivamente la gestión activa de Morgan Stanley tiene un gran impacto en los retornos de las carteras. Por ello nos posicionamos más como asesores de estrategias que como asesores de producto.

¿Tienen fondos de retorno absoluto?

Sí, y estamos lanzando ahora el MS Estrategias Return, un fondo de fondos con volatilidad inferior a 8 que combina estrategias de valor absoluto. A la espera de la Circular, pensamos en un nuevo producto de inversión libre, un multiestrategia con volatilidad alrededor de 4. A diferencia de otras gestoras seremos muy activos en la selección de estrategias, quizá tendrá que tener cierta iliquidez, liquidez trimestral, para no tener que renunciar a las estrategias de inversión alternativa más interesante en cada momento.

¿Hay cambios llamativos en sus carteras modelo?

En dos años y medio hemos estado positivos en Bolsa y ahora somos más neutrales. El ciclo no está agotado, pero la curva de tipos invertida, el oro alto y un consumo en EE UU dudoso, nos preocupan. En renta variable hemos rebajado la ponderación de Europa y reequilibrado EE UU, cubriendo el riesgo de cambio dólar.