IPC

La inflación se disparó hasta el 3,7% en 2005, la más alta en tres años

El índice de precios al consumo (IPC) se aceleró un 3,7% en diciembre en tasa interanual, dos décimas más que en noviembre y casi el doble del objetivo oficial fijado para todo el año (2%), según la estadística definitiva de precios publicada hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INE) y que rebaja una décima el dato adelantado publicado el pasado mes. El petróleo y la sequía, que encareció los alimentos, explican la subida.

La tasa de inflación subyacente -que excluye del índice general los precios de los alimentos frescos y de los tres décimas en diciembre.

Todos los componentes de la cesta del IPC se encarecieron en 2005, sobre todo la partida de Transporte, con una tasa anual del 6,2%, cuatro décimas superior que la del mes de noviembre. Este incremento se debe casi en su totalidad a los carburantes y lubricantes, cuya tasa anual aumenta en algo más de un punto hasta alcanzar el 11,7% por la fuerte subida de los precios del petróleo.

La sequía provocó también un importante crecimiento de precios en el segmento de los Alimentos, que subieron un 4,2% en tasa interanual y que supera en más de un punto a la registrada en noviembre. Entre los componentes que más han influido en este comportamiento destaca el aceite, cuya tasa anual se sitúa en el 26,5%, una espectacular subida que ha tocado muy de lleno los bolsillos de los consumidores. Igual de importante ha sido el incremento de la partida Vivienda, cuya variación anual se mantiene en el 6%, así como el de Bebidas alcohólicas y tabaco, que aumenta una décima en la comparativa con 2004 hasta el 5,1%. Hoteles, cafés y restaurantes se encarecen también una décima, hasta el 4,3%.

El único grupo que registró un descenso de precios fue el de Comunicaciones, que disminuye su tasa anual una décima y se sitúa en el ­1,7%.

Un dato peligroso

El dato de inflación, el más alto registrado desde febrero de 2003 y el peor diciembre desde 2002, no es "nada bueno", según admitió el mes pasado el vicepresidente Pedro Solbes. "La economía española está absorbiendo mejor el incremento del crudo que en anteriores ocasiones", dijo, tras conocerse el IPC adelantado. En 2002, el IPC terminó en el 4%, con precios del petróleo inferiores; se moderó al 2,6% en diciembre de 2003, pero repuntó al 3,2% en diciembre de 2004. Además, la cifra publicada hoy prácticamente dobla el límite de inflación del 2% que establece el Banco Central Europeo (BCE) para mantener la estabilidad de los precios en el área. Una inflación superior a la media de la zona euro supone una amenaza a la competitividad de los productos españoles en exterior, que son cada vez más caros.

Revisión de salarios y pensiones

Las empresas deberán compensar a unos siete millones y medio de trabajadores por el alza de los precios registrada en 2005. Según los datos de UGT, el 77,4% de los trabajadores cuenta con cláusulas de revisión salarial que les permiten recuperar todo o parte del poder adquisitivo perdido (la casuística es muy diversa) si la inflación supera al incremento salarial pactado en convenio colectivo. Generalmente la subida salarial se sitúa por encima incluso del alza de los precios, lo que permite augurar que el incremento de los sueldos en 2005 puede alcanzar el 4%.

Además, el Gobierno destinará unos 1.817 millones de euros para reponer a los pensionistas los 1,4 puntos de poder adquisitivo que han perdido durante el año por la pérdida del poder adquisitivo provocada por la inflación. La Seguridad Social toma como referencia para calcular la revalorización de las pensiones el IPC interanual de noviembre. En este mes la desviación de los precios fue de catorce décimas, es decir, que superó en 1,4 puntos al 2% establecido por el BCE, porcentaje en el que se incrementaron las prestaciones de los pensionistas el pasado enero.