_
_
_
_
_
æscaron;ltima

El 'rey del vino beaujolais' se topa con la justicia francesa

Georges Duboeuf se enfrenta a dos años de cárcel y multas por 225.000 euros por manipular una cosecha

Japón, amante del espíritu francés, eleva cada año el tercer jueves del mes de noviembre a fiesta nacional. El país nipón celebra en esa fecha, al igual que Francia, la fiesta del Beaujolais Nouveau. Este vino joven, extraído de dos apelaciones beaujolais, disfruta durante varios días de gran seguimiento popular. La diferencia horaria entre el país europeo y el universo nipón permite que Japón sea la primera región del mundo en saborear este caldo de calidad media. Además, se trata de un país que 'se ha abierto al vino recientemente, en los años ochenta, y el beaujolais nouveau es un buen vino para un primer caldo', explican desde la Unión Interprofesional de Vinos Beaujolais.

Quizá sean estas las razones que han impedido que las ventas hayan caído bruscamente, como ha ocurrido en Brasil o en Corea del Sur. Entre los motivos del descalabro, la cita de la firma de vinos Georges Duboeuf con los tribunales. El rey del beaujolais, como se llama él mismo, deberá comparecer en abril ante el juzgado de Villefranche-sur-Saône, en el centro de Francia, por violar las estrictas reglas que rigen la atribución del sello Denominación de Origen Controlada.

Duboeuf, de 72 años y uno de los principales artífices de la popularización de este vino en el extranjero desde los años noventa, habría mezclado diversos tipos de uva de una cosecha 2004 muy desigual para nivelar la producción y adoptar la apelación de origen más conveniente. La firma Duboeuf, cuyas 12 apelaciones de origen se venden en más de 120 países, asegura 'no tener nada que reprocharse'. La compañía argumenta que se trata de un error cometido por uno de sus directores de planta -que ha abandonado la empresa- , quien habría 'actuado solo y sin informar a nadie'.

La bodega mezcló diversas uvas de una añada desigual para nivelar la producción y adoptar la denominación más conveniente

El incidente afecta a 300.000 botellas, aunque el productor afirma en un escueto comunicado que no llegaron a ser comercializadas y que, por tanto, 'no existe ningún prejuicio para el consumidor'. Las penas a las que se enfrenta el ex director -dos años de prisión y 37.500 euros de multa- y la compañía de vinos -187.500 euros- están a la altura de la peor crisis que atraviesa el sector vitícola francés desde hace 30 años.

La hegemonía gala se enfrenta a los caldos producidos en los países del Nuevo Mundo (Chile y California) y Australia, capaces de producir más y, aunque no necesariamente de mejor calidad, sus vinos resultan más fáciles de descifrar para el consumidor medio. El documental Mondovino, dirigido por estadounidense Jonathan Nossiter, se recrea en la diferencia del saber hacer entre la atomizada producción francesa, dirigida a amantes y conocedores del vino, y las excelentes técnicas de marketing de las pujantes bodegas de Estados Unidos.

'Ambos mundos no tienen nada que ver, estos vinos, previsibles, están destinados a un público que no está educado en el vino', explican desde el Instituto Nacional de Apelaciones de Origen. Ante la caída del consumo y las dificultades para la exportación, los viticultores reclaman más ayudas y rebajas fiscales. Sin embargo, desde el Gobierno se ha explicado que 'para hacer frente a la crisis es necesario favorecer la adaptación del sector vitícola y reforzar la oferta francesa en cada área, para mejorar la competitividad'.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Archivado En

_
_