_
_
_
_
_
Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Gas Natural, Endesa y el valor para el mercado

Los cambios en el mapa energético. El abastecimiento energético español presenta grandes debilidades, como la excesiva dependencia del petróleo o la vulnerabilidad en los suministros. Los autores debaten sobre lo que puede suponer en ese escenario la opa de Gas Natural sobre Endesa y sus efectos para el mercadojesús lázaro

Intentaremos hacer abstracción del ambiente peculiar que rodea la opa de Gas Natural sobre Endesa, donde cada uno tiene sus filias y fobias y parece que la opinión pueda estar más en función del posicionamiento político personal, que de un análisis serio de la bondad o no bondad de la propuesta respecto al valor que aporta al mercado.

Analizaremos la propuesta sólo desde dos diferentes puntos de vista: la dificultad de la integración y sus repercusiones respecto al accionista y la innovación y sus repercusiones hacia el cliente y el mercado.

El fracaso o éxito de una integración depende de factores como la diferencia de tamaño y cultura de las empresas, la complementariedad de los servicios que se ofrecen al mercado y la habilidad para integrar, además de otros.

En cuanto al tamaño, parece que en este caso el pez chico se quiere comer al grande. Nada que objetar si es más hábil y en este caso parece que lo ha sido. Sin embargo son muy escasas las operaciones de éxito donde el pez chico haya triunfado. Digerir un pez grande, por sentido común, no es tarea fácil.

Debido, tanto a la trayectoria como a los sectores de mercado en los que están desarrollando su negocio, ambas empresas tienen culturas diferentes, que han sido válidas hasta ahora, pero con poca o nula flexibilidad ya que no han necesitado hacer esfuerzos de adaptación y, por tanto, parece que no están entrenadas para el cambio, absolutamente necesario para la nueva etapa. La gestión de ese cambio se va a convertir en un factor crítico del éxito de la operación.

Es también necesaria habilidad para integrar, que se adquiere con la experiencia. Si a este inconveniente, no banal, le añadimos la diferencia de tamaño, parece que las probabilidades de atragantarse se disparan. Sobre los servicios y su complementariedad, no parece que aporten más valor que disponer de una factura única.

Son, por tanto, los accionistas de Endesa los que deben evaluar los riesgos de la operación y actuar en consecuencia.

La innovación es clave en una empresa generadora de electricidad. El agotamiento de los combustibles fósiles a medio y largo plazo generará una ecuación fácilmente comprensible: cuanta menor sea la cantidad de combustible fósil disponible, más caro.

Las actuales empresas eléctricas se juegan su futuro apostando por la investigación y la innovación, en la búsqueda de energías renovables y en su aplicación a los procesos de generación. Estas energías aportan dos grandes ventajas para la Humanidad: prácticamente no contaminan y además son inagotables. Para el ciudadano y/o cliente las ventajas serán evidentes cuando empiecen a aplicarse masivamente costes medioambientales mínimos y menor precio a pagar, por mencionar sólo las más importantes.

Ambas empresas, ahora, deben de competir en los servicios domésticos para atraer al cliente.

La empresa resultante, convertida en algunas zonas en monopolio para proporcionar energía en esos servicios, puede mostrar escaso o nulo interés en la innovación y mejora continua porque no va a tener necesidad de competir. Esto no solo afectará a los clientes, también afectará a numerosas empresas innovadoras en la búsqueda y explotación de energías renovables.

Hay que pedir por tanto a las autoridades reguladoras que tengan exclusivamente en cuenta los criterios de valor al mercado que puede aportar esta operación y olvidarse (aunque parece difícil) de otros criterios.

Ante esta situación, no puedo evitar recordar la magnífica serie de televisión de los Simpson para constatar que en esta historia tenemos también al señor Burns y al Smithers de turno. Puede comprenderse al señor Burns y sus intentos de controlar la energía en Springfield, pero lo que no es comprensible es la actitud de entrega enfermiza del amigo Smithers.

Archivado En

_
_