EE UU

El último asiento de la Bolsa de Nueva York se vende a tres millones

Casi 100 asientos de la Bolsa de Nueva York cambiaron de manos en 2005 frente a los 30 de 2004. La expectativa que ha generado la fusión con Archipelago ha acelerado estas compras. Los dos últimos se vendieron la semana pasada por 3,57 y 3,55 millones de dólares (tres millones de euros).

La llegada del nuevo año abre un nuevo capítulo en la historia de la Bolsa de Nueva York (NYSE). La compra de la plataforma electrónica Archipelago por 6.600 millones de dólares (5.590 millones de euros) se formalizará en el primer trimestre, lo que supone un cambio de estrategia para esta institución de 213 años.

El precio de los asientos de la Bolsa de Nueva York, peaje necesario para convertirse en miembro del parqué, se triplicó en 2005, lo que refleja la alta expectativa que ha generado la metamorfosis del parqué. Los dos últimos se vendieron el 30 de diciembre por 3,57 y 3,55 millones de dólares (unos tres millones de euros). Dos compras que se formalizaron después de la actividad frenética que se vivió en este mercado el día anterior cuando se vendieron otros cuatro asientos por unos precios que oscilaron entre 3,5 y 3,7 millones (3,1 millones de euros el más caro).

Unas cifras que repuntaron a medida que concluía el año y el plazo para comprar estos asientos, aunque inferiores al récord de cuatro millones de dólares que se pagó por uno a principios de diciembre, días antes de que la operación fuese aprobada por los accionistas de NYSE. En total 94 asientos cambiaron de manos en 2005, una cifra muy superior a los 30 que se intercambiaron en 2004 o a los 18 de 2003.

Los interesados en adquirir un puesto en la Bolsa de Nueva York han perdido su última oportunidad. A partir de ahora para operar en este mercado los intermediarios deberán comprar una licencia en las subastas que se celebrarán cada año. La próxima tendrá lugar mañana.

La fusión convertirá la Bolsa de Nueva York en una corporación cotizada orientada a conseguir beneficios. Además, el nuevo NYSE ampliará la capacidad que tiene para operar electrónicamente y permitirá que se pueda intermediar en acciones cotizadas no sólo en este mercado, sino también en el Nasdaq, a través de los sistemas totalmente electrónicos de Archipelago. Una nueva estructura que también ampliará sus horas de negociación y diversificará el abanico de productos añadiendo bonos o derivados para impulsar su crecimiento.

Las condiciones del acuerdo establecen que cada uno de los 1.366 miembros de la Bolsa de Nueva York recibirán 80.177 acciones de la empresa fusionada, NYSE Group, y unos 300.000 dólares en efectivo. Los accionistas de Archipelago, por su parte, recibirán una acción de NYSE por cada una de sus acciones.