Vivienda

Un estudio rebela que un 60% de las inmobiliarias acepta dinero negro

Seis de cada diez inmobiliarias aceptan mediar con dinero negro en operaciones de compraventa de vivienda, según los datos de un estudio realizado por la revista Consumer, del Grupo Eroski, entre 318 agencias inmobiliarias repartidas por 18 ciudades españolas.

Esta alta tasa, sin embargo, muestra un descenso significativo respecto al ejercicio 2002, en que el mismo estudio de Consumer registró que este tipo de mediaciones con dinero negro eran aceptadas por el 98% de las agencias inmobiliarias visitadas. Las ciudades analizadas en el informe fueron Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla, Málaga, Bilbao, La Coruña, Oviedo, Pamplona, Vitoria, San Sebastián, Murcia, Alicante, Córdoba, Granada, Valladolid, Santander y Zaragoza. Para su realización los técnicos de Consumer se hicieron pasar por clientes que deseaban adquirir una vivienda de tres dormitorios, dos baños, con garaje, ya fuera de segunda mano o nueva, con precios que oscilaban entre los 270.000 y los 330.000 euros.

Aunque la media de inmobiliarias que acepta trabajar en operaciones con dinero negro es el 60%, existen diferencias sustanciales entre las ciudades analizadas. Esta tasa crece hasta el 90% en los establecimientos visitados en Sevilla, Granada, Valencia y Málaga; se sitúa en un 70% en Santander; en un 60% en las de Córdoba y Zaragoza; en un 56% en las de La Coruña, Valladolid y Bilbao; y en un 50% en las de Madrid, Barcelona, Oviedo y Pamplona.

Los principales beneficiarios de las transacciones con dinero negro son el comprador y el vendedor y no el intermediario, según el estudio. El que compra se evita pagar el IVA por el importe no declarado y los gastos de notaría correspondientes a tal cantidad, y el que vende ingresa un dinero opaco.

Por lo que se refiere a las viviendas de protección oficial (VPO), el informe constata que sólo un 10% de las inmobiliarias analizadas intermediaban con este tipo de viviendas, pero refleja cómo en todos estos casos los pisos se ofrecen a precios equiparables a los de las viviendas de mercado libre, cuando todas las legislaciones señalan que las VPO sólo pueden venderse a precios tasados. Las ventas de estos pisos exigían dinero negro. Estos datos se dan a conocer en un contexto en que el Gobierno ha anunciado la puesta en marcha de diferentes iniciativas orientadas a perseguir el fraude fiscal y el blanqueo de dinero.

Más hipotecas de personas jurídicas

La actividad hipotecaria aumenta en paralelo a la inmobiliaria. En el mes de septiembre se constituyeron, según Estadística, 161.084 hipotecas sobre fincas urbanas y rústicas, lo que supone un aumento del 14% sobre el mismo mes del año anterior. Por lo que se refiere al valor total de los créditos con garantía hipotecaria concedidos llegó a 23.383 millones de euros, con un avance del 27,5% en tasa interanual. El importe medio de la hipoteca constituida sobre vivienda llegó a 130.136 euros, con un avance del 12,4%. Tomando el total de fincas hipotecadas el importe medio llega hasta 145.161 euros, con un aumento del 11,8%.

Llama la atención que en el 62,4% de las viviendas con hipoteca constituida en septiembre pertenecen a personas físicas, y que en el resto de los casos (37,6%) pertenecen a personas jurídicas. Si se analiza desde el punto de vista del capital prestado, el 40% es suscrito por personas jurídicas.

En un 97,2% de los casos se contrató a tipos variables, y el periodo medio de contratación fue de 25 años en las cajas de ahorros y de 24 años en los bancos.