Finanzas

Caruana insta a las cajas a reducir el riesgo en inmuebles

El Banco de España ha pedido a algunas cajas de ahorros que inicien un proceso ordenado de desinversión en el sector inmobiliario, donde las entidades habían concentrado elevados riesgos. El supervisor ha centrado sus advertencias en las sociedades conjuntas que tienen con promotores.

El gobernador del Banco de España, Jaime Caruana, no cesa en su empeño de intentar acotar los riesgos que tienen asumidos las cajas de ahorros en el sector inmobiliario.

A las continuas advertencias del supervisor sobre el frenético ritmo de crecimiento en hipotecas de estas entidades se ha sumado la preocupación por la elevada exposición que mantienen algunas entidades en créditos a promotores inmobiliarios y financiación del suelo.

Según fuentes del sector de bancos y cajas, el Banco de España ha aprovechado las reuniones que habitualmente mantiene con las entidades para pedir a sus responsables que 'lleven a cabo un proceso ordenado de desinversión' en estos segmentos de negocio. La preocupación del supervisor se ha dirigido sobre todo a las sociedades conjuntas que mantienen algunas cajas con promotores.

Hasta marzo, el crédito a promotores inmobiliarios aumentó un 42,4%, hasta alcanzar un volumen de 123.982 millones de euros. El Banco de España ha adelantado que en junio se ha producido una desaceleración y se ha registrado un incremento por encima del 40%. Las cajas, además, crecen tres puntos más que la media, con una subida interanual en marzo del 45,49%, frente al 38,76% de los bancos.

Algunas cajas, como la sevillana El Monte, han comenzado a tomar medidas. 'En el plan estratégico de 2004 dimos un giro a nuestra estrategia, con el objetivo de reducir el peso de crédito a promotores y financiación de suelo y volcarnos en hipotecas a particulares', explica María Luisa Lombardero, directora general de El Monte. Lombardero señala que el boom inmobiliario que se ha registrado en algunas zonas de Andalucía, como la Costa del Sol, Almería o Cádiz, ha llevado durante unos años a las cajas de la región a concentrar más préstamos de este tipo que otras entidades.

Pero la directora general de El Monte señala que el cambio de política de la entidad ya se refleja en las cifras. En lo que va de año, el peso de los créditos a promotores y para la financiación del suelo sobre el total de la inversión crediticia ha bajado en El Monte siete puntos, desde el 32% en que se encontraba a finales de diciembre de 2004. La caja se ha marcado como propósito para este ejercicio reducir esta proporción otros tres puntos.

Fuentes oficiales de San Fernando, que actualmente se encuentra en proceso de fusión con El Monte, también reconocen que en los últimos tiempos la entidad ha llevado a cabo un proceso paulatino de desinversión en el sector inmobiliario y ha diversificado sus inversiones en otros negocios. Estas mismas fuentes, sin embargo, afirman 'no han recibido recientemente ninguna notificación oficial del Banco de España para disminuir la exposición al riesgo en inmuebles'.

La deuda de las familias y empresas crece un 19%

Las advertencias del Banco de España parece que no surten efecto. Según los últimos datos oficiales, los préstamos concedidos al sector privado (hogares y empresas no financieras) crecieron el pasado octubre un 19%, hasta los 1,39 billones de euros. Este porcentaje apenas varía respecto al 19,2% alcanzado en septiembre, con lo que el crédito marca un nuevo récord y queda patente que las reiteradas llamadas a la prudencia por parte del supervisor no terminan por trasladarse a las cifras.

Los hogares siguen siendo el sector donde se registran los mayores aumentos, al cerrar octubre con un incremento del 20,7%, el mayor de todo el año. La deuda contraída por las familias españolas se eleva ya a 626.470 millones de euros. De esta cantidad, algo más de 456.000 millones correspondían a préstamos para la adquisición de vivienda, que crecieron a un ritmo del 24,6%, la mayor tasa en lo que va de año. Otros 169.000 millones se concentraron en créditos personales, que aumentaron un 11,4%, mientras que los préstamos del exterior para las familias se incrementaron un 16%, hasta 978 millones de euros.

Respecto a las empresas no financieras, la deuda se situó en 764.000 millones de euros, con un incremento interanual del 17,6%, por debajo del máximo anual del 18,2% de septiembre.

Las necesidades de financiación de las administraciones públicas registró un saldo vivo superior a los 307.000 millones de euros, tras crecer un 3,6%. Si se suman los préstamos a los sectores no financieros residentes en España (Administraciones públicas, empresas no financieras y hogares), éstos superaban 1,69 billones de euros en octubre, un 15,9% más que un año anterior