Transportes

Varig consigue el apoyo de los acreedores para ser reflotada

Varig será la primera compañía que evita la quiebra con la protección de los acreedores, posibilidad contemplada en la nueva Ley de Quiebras de Brasil. Sin embargo, para que el plan siga adelante, tendrán que ganar una pugna en la justicia. La asamblea de los acreedores se celebró esta semana pese a una decisión del Tribunal Superior de Justicia que la suspendía. No obstante, el presidente de la aerolínea, Marcelo Bottino, declaró a la prensa que las decisiones tienen validez.

Pero Varig debe batallar también en otros tribunales. La brasileña presentaba ayer su plan de recuperación a la justicia estadounidense, a la que tenía que convencer de que puede pagar a las empresas extranjeras de leasing para evitar que se queden con parte de su flota como pago de su deuda.

La aerolínea, que tiene una deuda que casi alcanza los 3.000 millones de dólares, operaba en recuperación judicial desde junio. La fuerte competencia emprendida por aerolíneas de bajo coste, como GOL, y la subida del precio del petróleo forzaron su caída. El plan de recuperación aprobado por la asamblea incluye el pago de parte de la deuda en un plazo de siete años y la conversión en acciones del resto. Se crearán fondos de inversión y un fondo de control de todos ellos, teniendo como administrador un banco comercial y un gestor escogido por los acreedores, que supuestamente será el presidente de la aerolínea.

Además, se prevé la venta de las subsidiarias VariLog y Varig Engenharia e Manutençao, sobre las que la portuguesa TAP ya había hecho una oferta de 62 millones de dólares. Un fondo americano también se había mostrado interesado y un portavoz de Varig ha afirmado que la empresa está abierta a todas las propuestas. Además de aprobar el plan de recuperación, los acreedores rechazaron la toma de control de Varig por Docas Investimentos, un fondo controlado por Nelson Tanure, un empresario conocido por haber comprado otras empresas en problemas y haber aplicado métodos poco ortodoxos de recuperación. La mayor parte de la deuda está contraída con el Gobierno de Brasil. La facturación de la aerolínea fue de 2.500 millones de dólares en 2004 y las previsiones para este año son de 2.600 millones.