Carburantes

Cepsa y Abengoa construirán en el Campo de Gibraltar la mayor planta española de biodiésel

Cepsa será la primera petrolera en concretar su apuesta por el biodiésel tras anunciar ayer que construirá de la mano de Abengoa la mayor planta española de este biocarburante, que se levantará en los terrenos de la refinería Gibraltar ubicada en San Roque (Cádiz).

La fabricación de hasta 200.000 toneladas anuales de biodiésel a partir de aceites vegetales crudos requerirá una inversión de 42 millones de euros. La nueva planta, según informan fuentes de Abengoa, estará culminada a primeros de 2008 y su producción la destinará íntegramente Cepsa a comercializar bajo su marca un nuevo carburante diésel menos contaminante. Este nuevo producto se obtiene tras mezclar el gasóleo de automoción con un 5% de biodiésel. En estos momentos, existen en España media docena de pequeñas plantas productoras de biodiésel que suministran directamente a las gasolineras o que optan por exportar este compuesto.

Para cumplir con las normativas europeas y españolas que exigirán a partir de 2010 la incorporación de los biocarburantes de origen vegetal, también Repsol ha avanzado que invertirá en la producción de biodiésel.

La nueva instalación de San Roque ocupará unos 21.000 metros cuadrados y supondrá la creación de 40 empleos directos, según se indica en un comunicado conjunto de Cepsa y Abengoa. Ambas compañías recuerdan que la utilización de biodiésel supone la reducción de las emisiones de gases efecto invernadero y la disminución de la de otros componentes con impacto contaminante en el medio ambiente.

'La operación de la nueva planta debe facilitar además la creación de empleo en el área rural al propiciar el desarrollo de cultivos energéticos susceptibles de utilizarse como materia prima en el proceso de producción', añade el comunicado.

No es la primera vez que Cepsa y Abengoa colaboran en el campo de los carburantes más limpios. En el caso de las gasolinas, las plantas de bioetanol de esta segunda empresa suministran a las refinerías de San Roque y La Rábida, en Huelva, el compuesto llamado ETBE, que incorpora bioetanol e incrementa así el índice de octano de la gasolina.