CincoSentidos

El golf gana peso en España como reclamo turístico

El golf español, que cerrará 2005 con 280.000 federados, es uno de los grandes argumentos turísticos con los que cuenta el país. La primera industria española ha encontrado en este deporte la tan perseguida desestacionalización y una alternativa de calidad a la oferta de sol y playa. Tanto los golfistas que nos visitan, como los jugadores locales, han permitido prorrogar la temporada en aquellos destinos que cuentan con el golf como valor añadido.

El pasado International Travel Golf Market (IGTM), celebrado en Maspalomas (Gran Canaria), supuso la contratación de un número récord de paquetes de estancia vinculados a la práctica del golf que en los próximos meses disfrutarán de las Islas Canarias.

Por primera vez en los nueve años del IGTM, el mismo país será sede en dos ediciones consecutivas: Gran Canaria ha cedido el testigo a Marbella, que tras una dura pugna con Las Vegas (Estados Unidos) y Anatolia (Turquía), acogerá la edición del 2006 que se celebrará del 20 al 23 de noviembre del próximo año.

Mientras en EE UU, con 26 millones de golfistas, la oferta ligada a este deporte está perfectamente desarrollada hasta los más mínimos detalles, en Europa es un fenómeno aún reciente en el que España, por su situación geográfica, dispone de claros privilegios que le otorgan una notable ventaja frente a posibles competidores como pueden ser los países con un mayor número de campos de golf, como Gran Bretaña o Irlanda, penalizados por los rigores del invierno.

Constantemente se actualizan estudios sobre las migraciones de golfistas. Todas las grandes agencias de viajes cuentan con catálogos específicos para ellos y las más importantes cadenas hoteleras han comenzado a construir establecimientos en los mismos campos de golf.

De este modo el Grupo Gheisa, creado en 1989 con capital cien por cien español, que cuenta en la actualidad con 85 agencias de viaje ubicadas en España, Portugal y Perú, acaba de hacer público uno de sus informes a partir de las encuestas llevadas a cabo entre más de 1.300 aficionados que han participado en la tercera edición de la Gheisa Golf Cup, un circuito amateur que se ha celebrado por distintos lugares de España. La primera conclusión es que el 43% de los jugadores de golf viajan más de nueve veces al año para practicar su deporte.

De hecho, más del 43,75% de los aficionados superan los nueve desplazamientos anuales que suelen realizar en primavera y otoño, y casi en la mitad de los casos comparte esta afición con su pareja en el caso de que la tenga. También queda reflejado que, ya que se desplazan, lo ideal para ellos es pasar entre dos y cuatro noches en su lugar de destino. Un factor que, además de conocer el campo de juego, les permite disfrutar del entorno y conocer su riqueza cultural y gastronómica.

También queda recogido en el informe que la principal motivación para realizar un viaje es el atractivo que ejerce el campo donde van a jugar, seguido de la posibilidad de hacerlo junto a los amigos. Esta es la segunda encuesta que lleva a cabo Gheisa después de la que efectuó en 2004 relacionada con las Motivaciones del jugador de golf, en la que se desprendía que conocer nuevos destinos, otros campos, degustar la gastronomía de diferentes zonas y compartir el tiempo libre con la familia y los amigos son los motivos principales a la hora de desplazarse.