Automoción

CIE Automotive prevé situar el 66% de la plantilla en el exterior

CIE Automotive quiere aumentar su presencia en el exterior. El fabricante vasco de componentes de automoción se ha fijado como objetivo que en los próximos años el 66% de su plantilla se ubique en las plantas ya operativas fuera de España y las que se pondrán en marcha en un futuro, según aseguró el viernes en Bilbao su presidente, Antón Pradera en rueda de prensa.

El objetivo está claro. El crecimiento se producirá 'donde el coste de la mano de obra sea competitivo' con el objetivo de apuntalar a la sociedad, aseguró Pradera. Y, las zonas, ya están localizadas. Brasil, México, China y Europa del Este centrarán los esfuerzos inversores del grupo vasco.

La política de crecimiento del empleo y de plantas ya se notará con fuerza el próximo año. En 2006 el 55% de sus trabajadores -en la actualidad cuenta con 6.000 y 30 instalaciones productivas repartidas por varios países, además de España- se concentrará en el exterior. Las fábricas españolas, que perderán peso en el conjunto de la facturación del grupo, se dedicarán a la producción de componentes de mayor valor y a la ingeniería de producto.

Los rendimientos de esta estrategia están cuantificados. Durante los próximos años, pese a la crisis por la que atraviesa buena parte del sector del automóvil, el crecimiento tanto en ventas como en beneficios se situará en los próximos años en 'dos dígitos', manifestó el presidente de CIE Automotive. Su facturación a final de este año alcanzará los 820 millones, con un resultado antes de intereses e impuestos de 55 millones. Su previsión a futuro es que sus ventas alcancen en un futuro los 1.800 millones.

La firma vasca, controlada por el Inssec, firmó ayer un crédito sindicado de 250 millones de euros con 18 entidades financieras. El préstamo servirá para refinanciar la deuda del grupo mediante la ampliación de sus plazos y mejorando su coste.