Libre comercio

El Mercosur debate si acepta a Venezuela

Los cuatro países miembros de Mercosur (Brasil, Argentina, Uruguay y Paraguay) celebran hoy y mañana una cumbre en Montevideo en la que deberán adoptar una decisión histórica y polémica: la entrada de Venezuela como miembro de pleno derecho.

Aunque el proceso puede ser largo, el presidente venezolano, Hugo Chávez, quiere participar ya en todas las reuniones. El aumento del comercio y, sobre todo, sus reservas en gas y petróleo hacen a Venezuela atractiva. Su líder, sin embargo, despierta recelo. 'Hay mucha complementariedad entre Mercosur y Venezuela. Su entrada sería una buena idea desde el punto de vista económico, pero me temo que Chávez dificultaría las negociaciones con la UE y EE UU', opina José Botafogo Gonçalves, presidente del Centro Brasileño de Relaciones Internacionales (Cebri).

Mercosur, que en la actualidad es una unión aduanera y tiene como miembros asociados a Chile y Bolivia, negocia desde hace años un acuerdo de libre comercio con la UE y otro con EE UU, el Acuerdo de Libre Comercio de las Américas (ALCA). Se trata de un mercado de 230 millones de consumidores y absorbe más de la mitad de la economía de toda la región.

La conocida posición de Chávez, que no ahorra críticas al Gobierno de George Bush, al ALCA y al capitalismo, es motivo de preocupación entre los empresarios. 'Venezuela es muy bienvenida, pero nos preocupa que Chávez use el Mercosur como un trampolín político contra EE UU y la UE. El problema no económico, es de liderazgo irresponsable', dice Roberto Giannetti, director de Relaciones Internacionales y Comercio Exterior de las Industrias de São Paulo (Fiesp).

El mejor aliado

El mayor aliado de Chávez en el Mercosur es el presidente argentino, Néstor Kirchner, que ya se ha mostrado favorable a su ingreso en el bloque. Venezuela ha gastado mil millones de dólares en comprar deuda argentina y el país austral necesita suministro energético exterior.