Mercados

¿A dónde van los petrodólares?

La escalada del crudo, que ha subido un 40% este año, ha generado una ingente cantidad de dólares en los países petroleros. Históricamente, los petrodólares se destinaban a bonos de EE UU, pero un informe del BIS revela que la OPEP ha ampliado su abanico de inversión hacia otros países y hacia activos como los hedge funds.

Adónde han ido los petrodólares? El enorme flujo de dinero que generan las exportaciones de petróleo de la OPEP (1,3 billones de dólares en los últimos siete años) ha cambiado de destino. Un informe del Banco Internacional de Pagos (BIS, en sus siglas en inglés) concluye que, si durante el ciclo de 1978 a 1982 el objetivo fundamental de inversión eran los bonos del Tesoro de EE UU, hoy la base es mucho más amplia: deuda corporativa, acciones, hedge funds y empresas de capital riesgo entre otras.

'La mayor diversificación de activos en los que invierte la OPEP es evidente en los limitados datos disponibles. (...) Los números sugieren que mientras entre 1978 y 1982 un 19% de los fondos de la OPEP se destinaron directamente a la compra de activos estadounidenses, el mismo cálculo aplicado al ciclo actual revela que sólo el 8% de los fondos están siendo destinados directamente a EE UU', explican Patrick McGuire y Nikola Tarashev, autores del informe.

Stephen Roach, estratega de Morgan Stanley, da cinco razones para explicar el cambio: 'Primero, los mercados de renta variable domésticos, en clara fase alcista, están absorbiendo parte de estos flujos; segundo, los proyectos de desarrollo nacionales en eclosión también absorben ingresos; tercero, las preocupaciones en materia de seguridad tras el 11-S inhiben seriamente la conversión de flujos de Oriente Próximo hacia dólares; cuarto, Arabia Saudí aprovecha la entrada de ingresos para sanear su sistema fiscal y, quinto, los gestores de Oriente Próximo están bajistas en relación al dólar'.

No en vano, los mercados de la región son los más potentes del año en la Bolsa. Así, el índice financiero de Dubai es el que más ha subido en todo el mundo, con una ganancia acumulada del 190%. El selectivo de la Bolsa de Riad (Arabia Saudí) mejora un 135%, mientras que el Kuwait Exchange Stock Index gana un 115%.

El caso de Kuwait es un buen ejemplo de la política de gastos de los países OPEP. El 96% de los ciudadanos nacionales en edad de trabajar es funcionario. La nómina de los empleados públicos se come el 40% del presupuesto nacional y el Estado ha aumentado este año un 14% los salarios, además de lanzar una iniciativa de créditos a interés cero para fomentar la inversión en Bolsa.

'La cotización de los mercados de Arabia Saudí, Kuwait y Emiratos Árabes Unidos se ha multiplicado por cuatro entre 2002 y finales de junio de 2005. Hay evidencias de que los petrodólares están más diversificados, geográficamente y por activos, que antes. Uno de sus posibles destinos son los hedge funds y los fondos de capital riesgo, que han experimentado largos flujos de capital en los últimos años, pero que no están obligados a dar información sobre sus inversores', señalan McGuire y Tarashev.

Estrategia con divisas

Otro cambio experimentado en la estrategia de inversión de la OPEP es la sensibilidad a la evolución de las divisas.

'En 2004, los depósitos de la OPEP en euros en bancos que informan al BIS había crecido 13 puntos porcentuales. Pero esto cambió cuando el cruce del euro contra el dólar se estabilizó y la Fed empezó a subir tipos. En un año, los nuevos depósitos en dólares hechos por residentes de la OPEP han hecho caer las posiciones en euros de ocho puntos porcentuales', aclara el BIS.

La carrera imparable de los ingresos de la OPEP

No tiene techo. Al menos, de momento, el Departamento de Energía del Gobierno de EE UU se ha visto obligado a revisar al alza nada menos que un 25% sus proyecciones de ingresos por exportaciones de crudo de la OPEP, que ahora son de 430.000 millones de dólares (más de 364.400 millones de euros).

La cifra está lejos de los 567.000 millones de dólares que el cartel del petróleo logró en 1980 (medidos esos ingresos en dólares actuales), pero con un volumen que supone un doble del promedio anual registrado durante los años noventa.

En los últimos cuatro años los ingresos de la OPEP por la venta de petróleo han crecido se han multiplicado por dos, mientras que el precio del barril de Brent prácticamente se ha triplicado.