Estrategia

Amorim pretende aumentar la presencia de la petrolera Galp en toda la península ibérica

La eléctrica Energías de Portugal (EDP), que en España controla Hidrocantábrico, ha anunciado hoy la venta al grupo Amorim de su participación en la petrolera Galp por 720,5 millones de euros. El grupo portugués Amorim informó hoy que su entrada en el capital de Galp Energía tiene como objetivo convertir a esa empresa en un factor de referencia en la península Ibérica y asegurar "los intereses nacionales", según un comunicado.

Un comunicado remitido por EDP a la Comisión del Mercado de Valores Mobiliarios (CMVM) ha informado de esa operación y ha precisado que la eléctrica se embolsará unos 398 millones de euros después de impuestos.

El objetivo del grupo Amorim es el de incrementar el valor" de la petrolífera lusa y formar "un grupo unido y con perspectivas a largo plazo, que segura a la Galp Energía las condiciones de estabilidad accionista y de gestión de la cual carece para imponerse en el competitivo mercado donde desarrolla sus actividades", señala en un comunicado distribuido hoy.

La nota subraya que Amorim se propone "contribuir" para la formación de "un cuerpo accionarial en el que la posición nacional tendrá una participación de control".

Con la operación, el grupo Amorim se convierte en cuarto mayor accionista de Galp Energía después de la Red Eléctrica Nacional (REN), que posee el 18,3%, del Estado portugués que controla un 30%, y de la petrolera italiana ENI, dueña del 33,34%.

La italiana ENI quiere aumentar su capital en Galp

ENI dispone de una opción de compra que le permitiría aumentar su participación en el capital de Galp hasta el 43% y negocia con el Gobierno el ejercicio de esa opción.

El presidente ejecutivo de EDP, Joao Talone, declaró el martes que la decisión de vender su participación en Galp debía ser rápida, una semana después de que Amorim hubiese presentado su oferta sobre la misma.

Amorim anunció posteriormente otra oferta a REN por su participación, que de materializarse le situaría entre los mayores accionistas, dentro de una operación conjunta en la que el grupo comprador podría gastarse unos 1.600 millones de euros.