5d. Para invertir

La función de las horquillas de precios

A la hora de operar en un mercado financiero hay que conocer previamente todas las características del producto. Una de las condiciones más importantes de un activo financiero es el precio, aunque se debería hablar de los precios del activo.

Los productos financieros que cotizan en un mercado organizado, como las Bolsas o los mercados organizados de opciones y futuros, tienen un precio oficial diario que suele ser el precio de cierre de mercado pero existen otros precios que también dan información útil sobre la evolución del activo como el precio de apertura, precios máximo y mínimo del día, del mes, del año o precio medio ponderado. Pero además hay que conocer los precios a los que realmente se pueden cruzar las operaciones, es decir la horquilla de precios del mercado. Esta horquilla se compone de un precio de compra (bid) y un precio de venta (ask), de tal forma que al introducir una orden de compra a mercado se realizará al precio de venta de la horquilla (el precio al que 'el mercado' está dispuesto a entregar el activo) y al introducir una orden de venta a mercado se hará al precio de compra que se esté cotizando (el precio que alguien del mercado está dispuesto a pagar por el activo). Estos precios de compra y de venta se van formando por las distintas órdenes que los inversores tanto particulares como profesionales van introduciendo a lo largo de la sesión.

La horquilla de precios del mercado estará más o menos abierta dependiendo sobre todo de la liquidez y del tipo de activo. La liquidez quiere decir que, en todo momento, hay suficientes agentes operando con suficiente volumen tanto del lado de la compra como del lado de la venta, y, por tanto, los precios estarán muy ajustados. El tipo de activo determina la amplitud de la horquilla, por ejemplo, los derivados se calculan a partir de los precios del activo subyacente y, por tanto, además de la horquilla normal tienen implícita la horquilla del contado. Con todo, los principales mercados organizados de opciones y futuros, como el español (MEFF), cotizan horquillas de mercado muy ajustadas porque además de las órdenes de los inversores particulares y profesionales existen los creadores de mercado que tienen el compromiso de cotizar estas horquillas permanentemente. En definitiva, hay que preocuparse por la liquidez del mercado y asumir que existen las horquillas de precios como una característica más del producto.