æscaron;ltima

Nuevo museo para la §estrella§ de Alemania

Mercedes no es sólo un nombre de mujer. Mercedes representa el origen del automóvil y la historia de una estrella: la del logotipo que el fabricante de automóviles alemán Gottlieb Daimler patentó en 1909. Y Mercedes se llamaba también la hija del hombre de negocios Emil Jellinek, el mejor cliente de Daimler Motoren, la sociedad de Daimler que, con el transcurso del tiempo, pasaría a llamarse Mercedes-Benz. 120 años después de que Gottlieb Daimler y Karl Benz inventaran por separado el automóvil, se inaugura el impresionante nuevo museo de Mercedes-Benz. En él, la marca dispondrá de 17.000 metros cuadrados para exponer su legendario pasado y presentar su visión del futuro.

El edificio, con su diseño en forma de doble hélice, marca la entrada de Stuttgart. Está ubicado junto a la fábrica del consorcio en la ciudad y al estadio deportivo Gottlieb Daimler, donde está previsto que se celebren varios partidos del Mundial de fútbol. Mercedes-Benz no ha querido dejar escapar la ocasión y planea tener listo el edificio en primavera, antes de que Alemania dé el pitido de inicio del mayor acontecimiento futbolístico de 2006.

El fabricante automovilístico más antiguo del mundo quería una construcción representativa y moderna. El viejo museo -inaugurado en 1923- había logrado convertirse por derecho propio en una de las mayores atracciones turísticas de la ciudad. En 2004 recibió medio millón de visitantes, el 60% extranjeros.

DaimlerChrysler, propietario de la marca Mercedes, ha encargado el proyecto al estudio holandés Berkel & Bos. 'Es un museo para la gente, para que se pueda mover por él, soñar, aprender y dejarse fascinar por la luz y el espacio', explica el arquitecto Ben Van Berkel. En la construcción de este edificio de 50 metros de altura y forma de doble hélice intervienen 230 empresas. Pero la casa alemana prefiere no dar detalles sobre la cantidad de dinero desembolsada en las obras.

El nuevo museo de la estrella expondrá 170 vehículos: 90 turismos, 40 coches de competición (los legendarios Flechas de plata) y 40 vehículos industriales. Entre ellos, la carroza con motor de Daimler y el vehículo patentado por Benz (ambos de 1886), ejemplares revolucionarios como el Mercedes Simplex de 1902, el Benz Parsifal y el primer auto con compresor (Mercedes 10/40/65 CV). También habrá modelos utilizados por personajes históricos: los Mercedes 770 del emperador japonés Hirohito y del alemán Guillermo II, el coche oficial del canciller Konrad Adenauer, y el SL rojo de la princesa Diana de Gales.

Los visitantes podrán admirar el modelo Mercedes de la familia Jellinek de 1907. Emil Jellinek encargó a Daimler 36 vehículos con la condición de que les pusiera el nombre de su hija. En 1901, Daimler Motoren entregó a Jellinek el primer Mercedes, equipado con un motor de 35 CV. Poco después, los Mercedes arrasaban en las incipientes competiciones automovilísticas del mundo. Tras los éxitos, Daimler decidía extender el nombre a todos sus automóviles y bólidos de carreras.

Pero no todo es historia. A cien metros del nuevo museo se está construyendo el Mercedes-Benz Center, un edificio de cristal de 36.000 metros cuadrados donde el fabricante expondrá sus nuevos modelos y en cuyo foro se debatirán temas relacionados con la investigación y la seguridad del automóvil. Ambos edificios estarán unidos por un puente transparente en el que se emplazarán el restaurante, la ludoteca infantil, el taller de inventos y la boutique del museo.