Auditoría

El regulador de EE UU critica las auditorías de Ernst & Young y PwC

El regulador estadounidense, el Public Company Accounting Oversight Board (PCAOB), aseguró ayer a través de un informe que dos de las cuatro grandes firmas de auditoría, Ernst & Young y PricewaterhouseCoopers, han elaborado auditorías en EE UU que presentan algún tipo de deficiencias que en algunos casos son 'tan significativas' que las cuentas de las empresas auditadas pueden verse cuestionadas.

El informe del PCAOB señala que los problemas con ocho trabajos de auditoría realizados por Ernst & Young y con 30 firmados por PwC, son suficientemente importantes como para afirmar que las firmas no han sido capaces de obtener 'suficientes evidencias' para sustentar una opinión acerca de los estados financieros de sus clientes auditados.

Este organismo, que se creó tras el escándalo de Enron que supuso la desaparición de Andersen, no ha dado a conocer cuál es el porcentaje de las auditorías que ha examinado que tienen deficiencias. El mes pasado el PCAOB encontró algún fallo en el 6% las auditorías elaboradas por Deloitte y un 25% en las de KPMG.El PCAOB está elaborando una serie de informes de su primera inspección a gran escala en la que está analizando el trabajo de cientos de firmas auditoras estadounidenses.

Estos informes, que no desvelan los nombres de las empresas sobre las que se han realizado las auditorías con fallos, están siendo enviados por el PCAOB a la SEC, el regulador de los mercados estadounidense y a los reguladores estatales. Además, algunas partes de estos informes también se están haciendo públicas.

Uno de los casos destacados por esta organismo como una auditoría con fallos corresponde a Ernst & Young, que no supo valorar si era apropiado que un cliente tratara un negocio en el que había desinvertido como una operación discontinua. En el caso de PricewaterhouseCoopers, en nueve de sus auditorías tuvo fallos relacionados con cuentas pendientes de cobro.