Fiscalidad

Hacienda compensará con impuestos 'verdes' la rebaja del IRPF

El secretario de Estado de Hacienda y Presupuestos, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, se mostró ayer partidario de compensar la pérdida de recaudación por las rebajas fiscales previstas en el IRPF y el impuesto de sociedades con subidas en impuestos medioambientales.

Ordóñez propuso, no sólo utilizar para ello la administración estatal, sino también dotar a las comunidades y municipios de mayor capacidad normativa para que eleven y, en su caso, creen impuestos ecológicos que estimen oportunos.

En una jornada sobre los Presupuestos Generales del Estado para 2006, organizada por la Asociación para el Progreso de la Dirección (APD), el número dos del vicepresidente económico, Pedro Solbes, reconoció que esta reforma ecológica va mucho más lenta que la estimada para el IRPF y sociedades, pero, no obstante debería ser de un calado similar. Ordóñez se refirió, como ejemplo, al 'despilfarro' del agua que existe en muchos municipios, animándolos a elevar el coste de ésta o penalizar su mal uso.

Respecto al impuesto especial que grava el tabaco, sugirió que si se produce una caída en el volumen ventas derivado de una rebaja del precio de las tabaqueras, Hacienda se replanteará elevar el tributo para mantener la recaudación, gravamen que se encuentra, en estos momentos por debajo de la media comunitaria como el que se aplica a los hidrocarburos. En la clausura del mismo foro, el vicepresidente Solbes animó a las administraciones territoriales a recomponer su 'política de tasas', penalizando a las empresas que más contaminen. Señaló que el Gobierno 'está dispuesto' a estudiar en los próximos meses la introducción de una tasa sobre saneamiento de aguas.

Solbes recordó que la rebaja del IRPF que está estudiando el Gobierno contempla un recorte en los tipos de gravamen, en el número de tramos, y un incentivo al rescate de planes de pensiones en forma de renta periódica frente a las ventajas adicionales que tiene ahora el rescate de un sola vez (reducción del 40%).

En cuanto al impuesto de sociedades, el vicepresidente reconoció que el tipo general del 35% es excesivamente alto, por lo que 'se deberá ir a tipos nominales más bajos con un menor número de exenciones', dejando que parte de las ayudas fiscales vayan por 'vía presupuestaria' en vez de deducciones en la cuota el tributo.

Rebajas 'en función del calendario' del Congreso

La reforma del IRPF está casi lista en sus aspectos esenciales, según reconoció Ordóñez. Aunque el Gobierno se ha comprometido a hacerla pública a finales de año, Solbes reconoció ayer que las rebajas fiscales pendientes quedan ahora 'en función del calendario parlamentario', en referencia a los proyectos de ley previstos en el Congreso, entre ellos, el proyecto de reforma del Estatuto catalán. De esta forma, el nuevo IRPF tendrá una tramitación parlamentaria en paralelo a la del Estatuto y a los primeros trabajos sobre la reforma del sistema de financiación autonómico.

Ligado a esta última, el vicepresidente volvió reprochar ayer a algunas comunidades autónomas que 'quieran utilizar para otros fines' los fondos extra (4.000 millones de euros) acordados en la Conferencia de Presidentes para financiar el déficit sanitario.