CincoSentidos

4.000 obras a partir de 150 euros

Arte Autores consagrados y nuevas propuestas en la XIII edición de Estampa

Le repas frugal (Comida frugal), uno de los primeros grabados realizados por Picasso, perteneciente a su codiciado período azul, fue vendido hace casi un año por Christie's en Londres por 657.250 libras (888.388 euros), cifra que ha hecho de este grabado el más caro de la historia.

A muchos de los compradores y coleccionistas de obra gráfica no les importaría tener un trabajo impreso del genio malagueño, aunque por lo general sus necesidades artísticas no son tan ambiciosas. æpermil;ste grupo de amantes del arte, de hecho, confía cada vez más en las piezas seriadas, ante las elevadas cotizaciones de la obra única.

Los seguidores del arte múltiple tienen a su disposición desde el próximo 9 de noviembre 4.000 obras (grabados, escultura, fotografía, videoarte y arte digital) de más de 1.000 artistas, a partir de 150 euros. Estampa, el Salón Internacional del Grabado y las Ediciones de Arte Contemporáneo (Pabellón de Cristal de la Casa de Campo de Madrid. Hasta el 13 de noviembre), permite disfrutar del arte contemporáneo a precios accesibles.

A lo largo de sus trece ediciones, han pasado por Estampa más de un millón de personas. Es un público eminentemente joven, con poder adquisitivo consolidado y nivel cultural elevado, que acude a la feria por curiosidad, afición al arte o para adquirir obras, según un estudio encargado por la organización a Gallup.

La obra de los autores más renombrados de las vanguardias históricas, como Miró, Braque, Dalí o Picasso, junto a los autores consagrados españoles de las segunda mitad del siglo XX, como Tàpies o Chillida, convive con la de jóvenes artistas.

Entre los compradores, los hay que acuden en busca de nombres consagrados. 'No pueden acceder a la pieza única del artista que les gusta y adquieren una obra seriada', explica Mélanie Wallin, de la Galería Alexandra Irigoyen, de Madrid, que debuta en el salón.

Pero Estampa es también una feria que da a conocer el trabajo de artistas emergentes, con una trayectoria menos amplia, lo que para el comprador equivale a mayor riesgo. 'El factor ventas es decisivo en la cotización', admite Mélanie Wallin.

Exposiciones, contratos con galerías extranjeras, el estado de salud del artista. Todo incide en la revalorización de la obra. Un ejemplo, Pablo Palazuelo: 1995-2005, la exposición que dedica en estos momentos el Museo Reina Sofía al último Premio Velázquez de las Artes Plásticas, puede influir en los precios del artista, aunque 'se trata de un mercado muy peculiar', reconoce Ramón González, de Galería Múltiple. Recuerda el caso de una competidora que acudió hace años a Estampa con una selección de Gerardo Rueda, coincidiendo con una exposición del artista, y se marchó de la feria sin haber vendido una obra suya. 'Depende también de cómo se mueva el galerista', precisa Ramón González.

Obra única o múltiple, ambas combinan placer e inversión. 'Hay artistas que siempre se van a vender', asegura este galerista. Ramón González ha apreciado en el mercado rentabilidades del 10% para la obra de Chillida y subidas de hasta un 15% para la de Antoni Clavé, fallecido el pasado 31 de agosto. 'Lo veremos en Estampa', observa.

El salón se ha consolidado como una de las principales ferias de arte editado en el mundo. En los últimos cuatro años, las transacciones se han aproximado a los 15 millones de euros. La mayoría del volumen de negocio, entre el 55 y el 60%, según el estudio de Gallup, se genera en la feria, pero las ventas siguen para las casi 100 galerías después de desmontados los stands.

La organización es estricta a la hora de aceptar las solicitudes de los expositores. Prima el criterio de calidad, que limita a un centenar el número de galerías, procedentes de España y países como Francia, Italia, Alemania, Portugal, Israel, Cuba o Argentina. El objetivo, sin embargo, es reducir la oferta a 90 en un par de años.

Estampa evoluciona, mostrando nuevos formatos y técnicas de expresión artística, lo que acredita el proceso de renovación constante de la feria, afirma su directora, Isabel Elorrieta.

El salón mostrará, como es habitual, una panorámica del arte múltiple en otros países. En esta edición, el invitado de honor es Portugal, que estará representado en todas las secciones, destacando la exposición Creadoras de metrópolis: Madrid-Lisboa, que ofrece una visión crítica femenina.

Mercado al alza

La imagen oficial de Estampa 2005 ha sido realizada por Chema Madoz y simboliza la importancia que la feria concede en esta edición a la fotografía como uno de los ámbitos más importantes del arte seriado.

La venta de fotografía ha crecido en los últimos siete años en una media anual del 7,6% en el mundo. Según Artprice, las 7.000 instantáneas que se subastaron el año pasado sumaron un total de 57 millones de euros, un 31% más que en 2003. Clásicos como Edward Weston se ha revalorizado en más de un cien por cien.