Automóvil

Toyota se marca la meta de vender 600.000 Lexus al año

El presidente del segundo fabricante mundial de automóviles por volumen de ventas (y el primero a larga distancia por beneficio), Katsuaki Watanabe, quiere acercarse a sus rivales en el segmento de lujo y superarlos a todos en la alta competición.

El directivo nipón aprovechó el 39 Salón Internacional de Tokio para comparecer por primera vez ante la prensa europea tras su acceso a la presidencia de la mayor empresa de Japón, en la que lleva 41 años de carrera. En su discurso, avisó a a sus principales rivales en el segmento de lujo (Mercedes Benz, BMW y Audi) que prevé incrementar las ventas de la división de lujo del grupo hasta unas 600.000 unidades hasta el año 2006, frente a las 358.700 con que la marca cerró el ejercicio pasado.

Estas cifras acercarán a la marca nipona, creada en 1989 para EE UU, a las tres compañías de referencia del segmento premium. Mercedes Benz comercializó 1,06 millones de vehículos en 2004, frente a las 1,02 millones de unidades de BMW y las 779.441 de Audi.

Para estas ambiciosas metas, Europa deberá copar más protagonismo. El año pasado se cerró con unas ventas de 24.893 unidades, que han sido 16.936 hasta agosto pasado. Watanabe espera que esta cifra pase a una horquilla de entre 60.000 a 70.000 unidades en el año 2010, 'mejor si son 100.000', matizó. La división española de Lexus, que dirige Pedro Escudero, cuenta con cerrar el ejercicio con unas ventas de 1.400 unidades, y que en 2006 lleguen a las 4.000, gracias a la llegada del IS diésel y de los híbridos. El volumen, no obstante, no es el principal papel de Lexus dentro de la corporación. El ejecutivo rehusó precisar cifras, pero aseguró que, por ahora, la filial 'aporta más rentabilidad que volumen.'

Watanabe accedió a la presidencia del gigante nipón antes del verano, en sustitución de Fujio Cho. El directivo anunció en su primera junta de accionistas, celebrada en junio, que no cuenta con superar a General Motors en su mandato y precisó que sus objetivos son mantener un crecimiento estable, mejorar la calidad y reducir los costes.

La pujanza de Toyota en el plano comercial e industrial ha de verse, además, en las pistas. Watanabe aseguró que alguno de sus dos pilotos en la Fórmula 1, Ralf Schumacher o Jarno Trulli, han de destronar a Fernando Alonso y rentabilizar la multimillonaria inversión. 'No hay excusas, Toyota ha de ganar el Campeonato Mundial de Fórmula 1. Para ello, estamos volcados en crear un equipo sólido y competitivo'.

El directivo no se mostró excesivamente preocupado por la situación del mercado en China y EE UU, a diferencia del presidente de Nissan y Renault, Carlos Ghosn, quien recientemente vaticinó momentos duros. 'EE UU seguirá mostrando un crecimiento paulatino, dado que la actividad económica es saludable'.

El ejecutivo, además, restó importancia al dramático retroceso experimentado por los todoterrenos y camionetas ligeras. 'Dentro del segmento, los vehículos más eficientes desde el punto de vista del consumo han incrementado las ventas'. Respecto a China, Watanabe ve una mejoría dentro de la desaceleración y espera que haya crecimientos hasta 2010.

'Sueño con coches que limpien el aire al usarse'

'Mi sueño es lograr que exista un coche que limpie el medio ambiente cada vez que se use y que no provoque accidentes ni atropellos' æpermil;sta fue la frase elegida por Katsuaki Watanabe para iniciar su comparecencia de prensa en el marco del Salón Internacional del Automóvil de Tokio.

Y es que la compañía que preside ha convertido el respeto al medio ambiente en uno de sus objetivos -y, como no, en un gancho comercial-. No en vano, la marca es la precursora de los motores híbridos, aquellos que funcionan con un motor eléctrico y uno convencional. Los planes de la compañía pasan por fabricar 250.000 vehículos híbridos el próximo ejercicio, que deberán convertirse en 400.000 a medio plazo.

Watanabe se refirió también a la reciente compra a General Motors de un 8,7% de Fuji Heavy Industries (FHI), propietario de Subaru, la cual enmarcó en el interés de la corporación por incrementar las alianzas tecnológicas. El directivo descartó tanto que Toyota tenga intención de incrementar aún más su participación en FHI, como que la compañía tenga algún plan de hacerse con alguna otra marca en el mercado. 'Seguiremos creciendo con Toyota, Lexus y Daihatsu', aseguró.

Respecto a la supresión de los modelos MR2 y Celica de su gama para el mercado europeo, Watanabe afirmó que la decisión pretende 'optimizar los recursos', ya que 'han decidido concentrarse en los modelos que produce en Europa para el mercado europeo'.

Atentos a:

Toyota se convirtió en 2004 en el segundo mayor fabricante de coches.

Las ventas de la marca de lujo de la corporación, Lexus, han de llegar a 600.000 en 2006, frente a las 358.000 actuales. De esa cifra, en EE UU se venden 287.927 unidades.