Aeroportuario

AENA unifica en un solo concurso el cuidado de las pistas de Barajas

AENA va a racionalizar el mantenimiento de las pistas de Barajas adjudicándolo sólo a un consorcio para delimitar responsabilidades y racionalizar costes. Ferrovial, ACS, OHL con Saglas, Sacyr y Comsa pelean por el nuevo contrato.

No más de un consorcio de empresas en las cuatro pistas y las zonas de rodaje y maniobras del aeropuerto de Barajas. A partir de ahora Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA) acaba con los múltiples contratos existentes de mantenimiento de las diferentes partes para agruparlos en uno solo.

Así lo ha decidido para 'abaratar costes y ahorrar tiempo', según la autoridad aeroportuaria. Por un lado, considera que obtendrá un ahorro al integrar todos los contratos y, por otro, evitará el 'largo proceso' que suponen los calendarios de las distintas adjudicaciones actuales.

Si este proyecto piloto sale bien, la idea es extenderlo a la red de aeropuertos y lograr un ahorro de costes significativo. Por este motivo, el concurso sale sólo por un año, pero prorrogable a tres.

La consecuencia es que, en vez de repartirse la tarta de Barajas entre varias constructoras -que son las que lo tenían hasta ahora a través de sus divisiones de concesiones- habrá sólo un grupo ganador. Al lograr el nuevo contrato tendrán que encargarse del mantenimiento de las áreas de despegue, aterrizaje y rodaje de los aviones, que incluyen las plataformas y zonas de maniobras así como el cuidado de todos los accesos a las instalaciones. Una concesión igual de compleja que las de mantenimiento de autopistas y carreteras.

Al unificar todos los trabajos, AENA espera una mayor coordinación ya que el mando estará a cargo de un solo consorcio y no de varios como actualmente. Esto puede suponer también menos operarios y menos tráfico de vehículos en las zonas donde maniobran los aviones.

Bajas de más del 13%

Para luchar por el monopolio de Barajas han presentado oferta cinco consorcios. Grupisa, filial de conservación de carreteras de Ferrovial (que tiene fuerte peso en los actuales contratos de Barajas), y Sacyr van en solitario. En grupo acuden, por un lado, Elsan-Pacsa (filial para carreteras de OHL) con la constructora mediana Saglas (que tiene otro de los contratos de mantenimiento actuales) y la empresa de servicios Aeroyur. Y, por otro lado, la catalana Comsa con la empresa de ingeniería Sampol. El quinto en liza es un tándem de dos filiales de ACS, la constructora Dragados y la filial de conservación API.

AENA ha estimado que el coste del mantenimiento total de este contrato asciende a 7,99 millones. Como la oferta económica pesa el 50% frente a la técnica todos los consorcios han pujado a la baja para intentar quedarse con el contrato. Y los descensos son de más del 13%. La oferta más cara es la de Grupisa, de 6,9 millones, y la más barata, la de Sacyr, con una baja del 31% (5,5 millones). En el medio figura la de OHL-Saglas-Aeroyur, con un descenso del 17% sobre el coste estimado (6,6 millones). Mientras, Dragados-API y Comsa-Sampol coinciden prácticamente en un presupuesto de 5,7 millones.

La adjudicación está prevista en breve, según fuentes de las empresas. La oferta ganadora tendrá a cargo el campo de vuelo con los 3,5 kilómetros de cada una de las dos pistas operativas, más la de emergencias y la cuarta, además de las dos plataformas que suman 2,6 millones de metros cuadrados.

Contratos dispersos y años de experiencia

Hasta ahora, el cuidado de las pistas de Barajas estaba en manos de varias constructoras con división especializada en conservación de carreteras. Grupisa, filial de Ferrovial, tenía a cargo gran parte de los contratos dispersos en que se dividía el mantenimiento. La experiencia pesa en el nuevo programa piloto que AENA pone en marcha para Barajas. Otra de las constructoras que también puja con experiencia en este aeropuerto es Saglas. De tamaño medio, esta empresa de capital familiar que ahora cumple cuarenta años, es especialista en conservación de carreteras. No sólo en el aeropuerto madrileño, también se encarga, en alianza con API (de ACS) del área noroeste de carreteras de la Comunidad de Madrid, una de las seis en que está repartido el mapa. Este negocio, 'es una de las prioridades de la empresa', apunta Juan Antonio Fernández-Estrada, presidente de Saglas. Este año prevé aumentar la facturación un 15%, hasta 34 millones. Y en cinco años confía en rondar los 100 millones. Centra su negocio de obra civil y conservación de vías en Madrid, el mercado nacional más complicado.