Turismo

Los hoteleros cifran en 1.500 millones los daños del Wilma

El capital español reconoce que el huracán ha destrozado sus instalaciones en el Caribe mexicano

Fueron 58 horas interminables para el Caribe Mexicano, las más largas de su historia. Ayer despertó inundado y destrozado por el despiadado y lento huracán Wilma que se había cobrado siete vidas. Ya convertido en tormenta de categoría dos, azotaba el sur del estado de Florida y se dirigía hacia la zona de Miami tras castigar la semana pasada la península de Yucatán, parte de Cuba y Haití. El ciclón ha matado hasta ahora un total de 17 personas y ha dejado millones de damnificados.

Este poderoso huracán, todavía más fuerte que el Emily que azotó la misma zona el pasado verano, arrolló a su paso miles de casas, postes eléctricos y establecimientos hoteleros. Precisamente, esta zona del Caribe es una de las más turísticas del país y cuenta con una gran presencia de inversiones extranjeras del sector del turismo. Cadenas hoteleras españolas como Sol Meliá, Iberostar y Riu tienen allí gran parte de su negocio.

Los hoteles del Caribe Mexicano, que emplean a 800.000 personas, han quedado bastante afectados. 'La mayor parte de ellos están inundados y llenos de lodo y cristales', dicen los empresarios. La reconstrucción de estos establecimientos para poder volver a la normalidad y atender al público como antes requerirá una inversión de 1.500 millones de euros, señalan.

La peor parte se la llevó Cancún, el lugar preferido por los españoles para descansar. De los 40.000 turistas que se encuentran en la costa mexicana, 4.000 son españoles que se quedaron atrapados por el Wilma en el mismo Cancún, Playa del Carmen o Cozumel. 'Todos ellos fueron evacuados el viernes pasado a refugios construidos con materiales sólidos y no expuestos a ventanas ni orificios al exterior', explican en Sol Meliá.

La cadena española que cuenta con cinco establecimientos en la zona (dos en Cozumel y tres en Cancún), apunta que ' pese a haber pasado 58 horas muy duras y difíciles, todos están bien'.

La compañía presidida por los Escarrer reconoce que sus establecimientos han sido afectados considerablemente, pero dice que 'no es momento para evaluar los daños materiales sino seguir centrados en atender a los 1.200 clientes afectados'. Ayer, la cadena decidió trasladar a los turistas que han pasado estos últimos días en unas escuelas públicas a su hotel Gran Meliá Cancún, donde ha acondicionado con víveres su sala de convenciones. 'Han sido días de auténtico calvario, pero todos los empleados de los hoteles han puesto todas sus energías en atender al cliente', dicen fuentes de Sol Meliá.

La cadena Riu también aseguró que 'los turistas de sus ocho establecimientos en el Caribe mexicano (cinco en Playa del Carmen y tres en Cancún) se encuentran en buen estado y a buen recaudo tras el paso del huracán'. Los hoteles más afectados han sido los tres de Cancún. Ayer comenzaron las reparaciones en Riu Palace Las Américas, el menos afectado de ellos.

Los clientes de Riu se mantienen refugiados en centros de protección civil de las autoridades locales. 'Su estado de ánimo es bueno y disponen de bebida y comida', según pudo comprobar el personal de Riu. En playa del Carmen, la situación se normalizó ayer y los clientes ya ocupan sus habitaciones, donde disponen de suministro de luz y agua caliente.

La compañía Iberojet informó que 'todos sus clientes desplazados en la Península de Yucatán se encuentran bien'. Los hoteles de Riviera Maya no han sufrido los desperfectos que se esperaban inicialmente y todos ellos cuentan con las provisiones necesarias'.

Por su parte, el presidente de México, Vicente Fox, y representantes hoteleros se comprometieron a que el sector 'no perderá ni un solo empleo en la turística región del Caribe mexicano, azotada por el huracán', informa la agencia Efe.

Además, Fox ha anunciado que aprobará una moratoria de la deuda y hacer una promoción turística de Cancún. Los hoteleros han pedido a Fox ayudas por valor de 500 millones de dólares para la reconstrucción de la zona afectada.

Vuelos especiales para traer a España a los afectados

La repatriación de los 4.000 españoles está prevista que comience hoy, cuando los aeropuertos reanuden el tráfico. Las compañías aéreas Air Europa e Iberojet han puesto en marcha trabajos de repatriación de los turistas afectados.

Air Europa fletó ayer dos aviones desde Madrid-Barajas con destino a La Habana (Cuba). Un vuelo diario regular más un vuelo especial, que posteriormente se dirigirán a México con el objetivo de repatriar a sus clientes que se encuentran atrapados por el Wilma.

La aerolínea del grupo Globalia está a la espera de que las autoridades mexicanas confirmen la reapertura del aeropuerto de Cancún (cerrado desde el pasado jueves) para trasladar allí sus aparatos; en caso contrario, la repatriación se realizaría desde el aeródromo de Mérida.

La aerolínea de vuelos charter Iberojet (grupo Iberostar) confirmó disponer de varios aviones preparados para volar a México con el objetivo de traer a sus clientes.

Por su parte, fuentes de la Embajada de España en México dijeron que 'se están organizando varios viajes con los touroperadores para repatriar a España a los turistas afectados. Desde la alianza de aerolíneas Iberworld dijeron ayer que pondrá a disposición dos aviones vacíos preparados para volar a México con el objetivo de recoger a unos 700 turistas españoles, más de la mitad de los que no han podido regresar.

40.000 turistas

La zona afectada tenía 40.000 turistas de todas las nacionales en el momento que azotó el ciclón. Pese a la cantidad de huracanes que sufre, México se ha convertido en uno de los destinos más atractivos para los inversores hoteleros españoles.