Empleo

Iberia carga 341 millones contra resultados para pagar el ajuste

Iberia ha decidido provisionar 341 millones con cargo a sus resultados de 2005 para hacer frente al coste del duro ajuste que prevé su Plan Director para los tres próximos años. De esta cantidad, 280 millones se destinarán a pagar las bajas de 1.298 trabajadores de tierra y 867 de vuelo. El recorte de personal se compensará con la mejora de productividad del resto de los empleados en un 19,3%.

Drástica reducción de plantilla y de actividad en el tráfico doméstico; mejora de la eficiencia en el uso de la flota, de los activos de handling, mantenimiento y en la productividad de la plantilla; aumento de las rutas de largo radio, en especial con Latinoamérica y atención prioritaria al tráfico de hombres de negocios. Estos son los tres pilares en los que se asentará la estrategia de Iberia para el periodo 2006 y 2008, según se desprende la presentación del Plan Director a los analistas que realizó ayer el responsable financiero de la aerolínea Enrique Dupuy.

Iberia ha evaluado el coste económico de este duro plan en 341 millones, cantidad que tienen previsto provisionar íntegramente con cargo a los resultados de 2005.

Esta inversión adicional para hacer efectivo el ajuste se desglosa en los siguientes gastos: 280 millones para pagar las 1.298 bajas entre los trabajadores de tierra y las 867 de vuelo; 33 millones para modificar el interior de los aviones de la flota con intención de habilitarlos para transportar un número mayor de pasajeros y 28 millones para implantar nuevas herramientas de gestión y otras iniciativas.

La reducción de la plantilla en 2.100 trabajadores costará 280 millones de euros

Con estas intervenciones Iberia intenta reducir costes por 600 millones de euros entre 2006 y 2008. Este ahorro será adicional a los 400 millones de menor gasto que ya ha conseguido con la implementación del Plan Director de los años 2003 a 2005 en áreas tales como utilización de activos (45 millones), costes de personal (75 millones), costes comerciales (110 millones) o reducción del servicio a bordo (50 millones).

La reducción de personal es una de las claves del nuevo plan estratégico de Iberia. Y otra, relacionada con esta, es la propuesta de aumentar la productividad de la plantilla en un 19,3%. Esta exigencia del Plan tendrá que ser debatida con los 24.000 trabajadores de la compañía en el marco de las de las negociaciones de los convenios colectivos que deben completarse en los próximos meses. Junto a esta exigencia, la dirección de la aerolínea pide a sus trabajadores, entre otras cosas, que se congelen el salario los próximos tres años, que admitan transformar en variables parte de sus retribuciones fijas y reformar los derechos económicos de su antigüedad en la empresa.

Desde el punto de vista de la operación aérea Iberia reconoce una caída de su cuota de mercado del 53,2% al 48,9% entre enero y septiembre de este año. Conforme a esta tendencia, prevé un drástico descenso de su actividad del 17% en rutas españolas hasta 2008.

Por contra, el mercado intercontinental con América Latina ha sido muy propicio para la empresa, al conseguir una cuota de mercado del 17%, superior a la suma de Air France y KLM. Ante esta evolución positiva Iberia ha previsto crecer un 13% en estos destinos hasta 2008. Otra de las apuestas de la aerolínea para el trienio es la atención a tráfico de negocios. La puesta en servicio de la nueva clase Business Plus ha permitido a Iberia incrementar su cuota con Latinoamérica en viajeros de negocios del 17,5 al 18,8%.

Resultados

Los títulos de Iberia cotizaron ayer en la Bolsa un 0,47% a la baja, tras presentar las cuentas de los nueve primeros meses de este año, periodo en el que registró un beneficio neto de 402 millones de euros, lo que representa un incremento del 170,9% en relación al mismo periodo del año anterior. La importante mejora de los resultados vino dada fundamentalmente por la venta de su participación accionarial en Amadeus, que le reportó unas plusvalías de 600 millones.

La aerolínea, no obstante, redujo un 23,5% su beneficio neto de explotación (EBIT), hasta 109 millones, y un 3,4% su resultado bruto operativo (Ebitdar), hasta 542 millones. Este quebranto se vio compensado por la mejora de sus ingresos operativos hasta septiembre en un 2,4%, hasta alcanzar los 3.665 millones.

Menos espacio en la clase turista

Iberia ha decidido mejorar sus ingresos a la vez que reduce o, en el mejor de los casos, mantiene sus activos. Una de las iniciativas más llamativas en este sentido es la 'densificación' de la cabina de sus aviones. Los turistas volarán más estrechos, mientras a los viajeros de negocios se les respeta el espacio actual. Por ejemplo, el modelo Airbus 319 pasará de 132 plazas a 141; el Airbus 320, de 162 a 171 pasajeros por avión y el A-321, de 194 a 200.