Astilleros

Solbes reconoce que no hay ofertas globales para la compra de Izar

El vicepresidente segundo del Gobierno reconoció ayer que no se han recibido ofertas globales para comprar los cuatro astilleros públicos de Izar que no se integraron en la empresa naval militar Navantia. Pedro Solbes sugirió las búsquedas de soluciones alternativas que garanticen la pervivencia de los centros y los puestos de trabajo. La venta troceada va en contra de lo acordado en diciembre del pasado año con los sindicatos.

Ninguna de las empresas que se han mostrado interesadas en pagar los 18.000 euros de fianza preceptivos para recibir el cuaderno de compra de los cuatro astilleros de Izar que no se integraron en Navantia ha presentado una propuesta conjunta. Así lo aseguró ayer el vicepresidente segundo del Gobierno y ministro de Economía en el Senado. Bajo estas circunstancias y recién acabado el plazo para la presentación de propuestas, Solbes abogó por la búsqueda de soluciones alternativas que garanticen la pervivencia de los centros y de los puestos de trabajo.

Sin embargo, la venta troceada no es lo acordado el pasado mes de diciembre entre Gobierno y sindicatos. En ese momento las centrales sindicales ya advirtieron de que iniciarían movilizaciones en el caso de que la SEPI incumpliera lo pactado y decidiera la venta de los astilleros por separado.

Solbes reconoció ayer que 'es cierto que lo óptimo para los sindicatos es que la venta fuera global. Pero no hay manifestaciones de interés global por todas las empresas. En consecuencia, hay que buscar la mejor solución posible para la actividad económica de los centros y los trabajadores'.

El ministro también recordó que la empresa está quebrada, por lo que 'hay que aplicar las normas de una venta en quiebra y seguir las resoluciones establecidas sobre este tema en Bruselas'.

El proceso de venta de los activos de los astilleros de Gijón, Sevilla, Sestao y la fábrica de motores de Manises está liderado por la consultora Boston Consulting Group, contratada por el comité de liquidación de la empresa en julio. La primera fase se inició con la presentación de las manifestaciones de interés y finalizará después del plazo de ofertas vinculantes y finalizará después del plazo de ofertas vinculantes y de la aprobación tanto por parte del consejo de administración de la SEPI, como del consejo consultivo de privatizaciones y el Consejo de Ministros.

La primera fase finalizó el pasado lunes pero se amplió hasta ayer mismo, por lo que según fuentes de CC OO 'nos parece aventurado por parte del ministro de Economía decir ya que no hay ofertas. Y si esto fuera así, lo que el Gobierno tiene que hacer es ponerse a trabajar para buscar un socio o algún tipo de unificación en un holding de las empresas que estén interesadas en la compra. Es el trabajo del Gobierno y también el de la consultora que ha contratado', explican en uno de los sindicatos que junto a MCA-UGT es mayoritario en Izar. CC OO afirma que se encuentran a la espera de ser convocados para recibir la información pertinente.

MCA-UGT también coincide en considerar que es pronto para pensar que no exista ninguna oferta para la compra conjunta de los astilleros. Fuentes de MCA-UGT señalaron ayer que aunque el plazo para presentar estas solicitudes se cerró ayer, 'podría volver a abrirse en otro momento, porque aún le queda mucho tiempo al procedimiento de liquidación'.

Este sindicato también manifestó encontrarse a la espera de una reunión. 'Tendrán que llamarnos para ver qué pasa con la situación, momento en el que nosotros insistiremos en lo que firmamos: que un grupo se quede con los cuatro astilleros'.

Lo cierto es que en las últimas semanas se han barajado los nombres de posibles compradores. El de la metalúrgica Ros Casares ha sonado para comprar los astilleros de Manises. La vizcaína Astilleros de Murueta y General Dynamics, para la adquisición de Sestao. También se ha hablado del posible interés de alguna caja de ahorros. En algunos casos el valor de mercado de los astilleros es mucho menor que el de los terrenos en los que se ubican.

Izar cerró el primer trimestre del año con unas pérdidas de 6,5 millones, el triple de las registradas en el mismo período de 2004.