CincoSentidos

Rehabilitación de viviendas con parámetros ecológicos

Es necesario que el agua que utilizan una lavadora, la cisterna o incluso el lavavajillas sea potable? ¿No sería más lógico que fuese agua de lluvia reciclada? Es posible que la sequía que sufre el país haya sensibilizado sobre la necesidad de ahorrar agua, pero, aun así, hay cuestiones que muchas personas nunca se han planteado. '¿Por qué no se puede reemplazar inodoros por urinarios que permiten ahorrar el 80% de agua que se consume en un lavabo de hombres?', pregunta Luca Lancini, arquitecto que lidera la empresa Fuji de arquitectura sostenible.

La reforma de una casa o un piso es un buen momento para introducir las medidas que su equipo propone. Las más básicas son la creación de un circuito que aproveche el agua de lluvia y la instalación de paneles solares. El coste de aplicarlas todas puede ser entre un 5% y un 15% superior a una rehabilitación normal, pero se consigue un ahorro energético (agua, luz y gas) del 40%.

Lancini explica que antes de abordar la reforma hay que calcular 'la cuenta de explotación de gastos', para detectar en qué capítulos se gasta más. Por ejemplo, en el caso de un gimnasio se debe aplicar sistemas para ahorrar en el agua caliente y en un hotel habrá que insistir además en los sistemas de aire y calefacción. '¿Qué sentido tiene aplicar sistemas de ahorro de iluminación en el baño si sólo supone un 0,1% de los gastos?', dice Lancini.

Fuji aconseja aplicar las medidas de ahorro cuyo coste pueda rentabilizarse en unos cinco años. En la actualidad trabaja en la transformación de una masía de Sabadell (Barcelona) en un hotel rural de nueve habitaciones con baño. La casa tendrá un sistema de recogida de agua de lluvias que se empleará para abastecer inodoros y urinarios. El agua gris (la que procede del lavamanos y de la ducha) y la negra (inodoro) pasará por una depuradora y posteriormente se destinará al riego del jardín.

El hotel también tendrá paneles solares térmicos para calentar el agua. En la cocina todos los electrodomésticos tienen que ser eficientes energéticamente, aunque en el caso de un particular se aconseja realizar su sustitución progresivamente, a lo largo de cinco años. El hotel rural tampoco ofrecerá en el baño muestras de productos a sus clientes, sino marcas de calidad pero en depósitos a granel, para ahorrar toda la paquetería.

En los pisos hay medidas sencillas con las que se consigue un gran ahorro, como filtros solares en las ventanas, que disminuyen el consumo del aire acondicionado. ¿Y la inversión necesaria? Un ejemplo basta para demostrar que es una cuestión complicada. Un grifo temporizado (que se cierra automáticamente) vale entre 100 y 120 euros, pero un grifo normal puede costar bastante menos o bastante más dependiendo de la calidad. 'Al aplicar medidas de ahorro en realidad estamos añadiendo calidad no coste', explica Lancini.