Energía

El Gobierno prepara una fuerte subida de las tarifas del gas natural

La evolución imparable de los precios del crudo se hará patente en las nuevas tarifas del gas natural propuestas por el Gobierno, que subirán una media del 18% para la industria (pymes) y entre un 6% y un 11% para los particulares.Las mayores alzas afectan a pymes y clientes 'interrumpibles' y entran en vigor el martes 18

El Ministerio de Industria ha remitido a la Comisión Nacional de la Energía (CNE) la propuesta trimestral de tarifas de gas natural, que entrarán en vigor el martes 18, y que recoge una fuerte subida de los precios para el consumidor por el impacto de la evolución alcista del crudo (al que se referencia el gas). El crecimiento de la demanda mundial, la debilidad del oferta y circunstancias como los huracanes que han azotado el Caribe, 'han reforzado la tendencia alcista de los precios iniciada en 2004', indica Industria.

Los más castigados por la nueva subida serán las pymes (especialmente, industriales, que se incluyen en el Grupo I del gráfico), cuya tarifa media sube un 18%, así como los clientes con contratos sujetos a interrumpibilidad, cuyas tarifas aumentan un 19% y un 18,41% en función de la presión contratada. Por su parte, la tarifa de los particulares subirá una media del 8,02% (ésta es la que suelen tener los clientes domésticos con cocina, calefacción y calentador) con un máximo del 11,95% y un mínimo del 6,22%, dependiendo del tipo de contrato. Hasta su aprobación definitiva la semana que viene, se podrían introducir pequeños ajustes, a la vista de la respuesta de la CNE y de la evolución del precio en los próximos días.

El cálculo de la tarifa viene preestablecido. Según la normativa, cada mes de enero se modifica la fórmula de cálculo y en cada trimestre (el tercer martes de abril, julio y octubre) se realiza una modificación automática de las mismas, siempre que el coste unitario de la materia prima (CMP) experimente una variación de más o menos el 2%. Estas subidas sólo se refieren al término variable, pues el término fijo sólo se cambia en enero.

Cuando el coste de la materia prima sube (como ha ocurrido este año), dicha subida afecta más a las tarifas de los grandes consumidores que a los domésticos, ya que en el cálculo de estas últimas pesa más el coste de la distribución que el de la materia prima (es más caro distribuir al mercado residencial, que está más atomizado).

Entre los clientes con contratos interrumpibles (los más afectados por la nueva subida) se encuentran algunas centrales de ciclo combinado a gas y las de fuel-gas (bicombustibles), si bien, la mayor parte de este tipo de plantas de generación eléctrica adquieren gas en el mercado libre, al que se fueron pasando progresivamente tras la liberalización del sector. En el último año los precios del mercado libre han sobrepasado al de la tarifa, lo que ha llevado a los grandes comercializadores (compañías eléctricas, especialmente) a solicitar su regreso al regulado.

Teniendo en cuenta que el suministro a este mercado (cuya finalidad es proteger al cliente doméstico sin capacidad de compra) es de Enagás, una avalancha de clientes provocaría graves problemas en la programación de invierno del gestor técnico del sistema.

Menos tensión

Para evitar estos movimientos, el Gobierno ha establecido un nuevo marco legal, según el cual, sólo pueden retornar al mercado regulado clientes con un consumo menor de 100 GWh. Los que lo superen, sólo pueden regresar tras permanecer tres años en el mercado liberalizado. Según los datos que ofrece Industria a la CNE, hasta el momento, se han recibido solicitudes de clientes con consumo anual inferior a 100 GWh que demandan unos 9.000 GWh/año.

Según fuentes del sector, 'las nuevas subidas de las tarifas van a afectar a muchas pymes, pero podrán paliar las tensiones que se han creado entre el mercado a tarifa y el mercado libre, lo que evitará los traspasos en masa'.

Las tensiones por la renegociación de los precios en el mercado libre se han producido, según Industria, 'por la disparidad entre el coste de los mercados al contado y el coste de aprovisionamiento del mercado regulado, que había sido tomado por los comercializadores como referencia para la negociación de sus contratos'.

En España, al efecto de las subidas de los precios internacionales, se han sumado el de la sequía (con un mayor funcionamiento de las centrales de gas) y el de las olas de frío de enero y marzo, entre otros.

Un déficit de ingresos de 82 millones hasta diciembre

Sólo por la subida del Brent (un 46% en lo que va de año) la metodología de cálculo de la tarifa arrojaría importantes subidas: un 13,38% de media para el Grupo II (el de grandes clientes) y de casi un 6% para los particulares. Sin embargo, entre enero y septiembre se ha producido un sobrecoste por el déficit de ingresos del CMP (coste unitario de la materia prima). Dicho déficit de recaudación, que fue de 28,166 millones hasta finales de julio y se estima en más de 82 millones hasta finales de año, se produce por el desajuste entre las cantidades y los costes previstos para el consumo en el mercado regulado y los que finalmente se están produciendo, según Industria.