Hacienda

Los inspectores critican la escasez de recursos de Hacienda en 2006

La Organización de Inspectores de Hacienda del Estado critica la 'falta de dotación de recursos' humanos y materiales para la lucha contra el fraude, consignados en los Presupuestos Generales del Estado de 2006.

El colectivo señala que las promesas del Ministerio de Hacienda para mejorar la lucha antifraude han caído en saco roto en las cuentas públicas para el próximo año que el vicepresidente económico del Gobierno, Pedro Solbes, ha llevado al Congreso. La falta de recursos se circunscribe, en su opinión, tanto a los medios personales como a los económicos.

El presidente de la asociación, José María Peláez, ha enviado una carta a los portavoces los grupos políticos del Congreso de los Diputados con el fin de que enmienden 'este problema' en el trámite parlamentario de los Presupuestos. Precisamente hoy comparecerá en el Congreso el secretario de Estado de Hacienda, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, para dar cuenta de la ejecución presupuestaria de este año y del proyecto de presupuestos para 2006.

Los inspectores reclaman a los diputados que se elimine del proyecto de ley la limitación del 100% de la tasa de reposición de efectivos en la próxima oferta de empleo público de la Agencia Tributaria, con el ánimo de que el organismo pueda elevar la plantilla por encima de los 28.000 efectivos con que cuenta ahora.

Y no sólo el número de inspectores, que es poco más de 1.200 en la actualidad. 'Es necesario, a nuestro juicio, incrementar sustancialmente las plantillas de administrativos, agentes tributarios y subinspectores. Las promesas de nuestras autoridades tributarias, incluidas las actuales de redistribuir el personal entre las diferentes áreas nunca se han llevado a cabo, dado que en las otras áreas no sobran esos efectivos', se añade en la carta dirigida a los parlamentarios.

Otra petición de los inspectores pasa por que se permita a la Agencia Tributaria una mayor autofinanciación. La ley ya permite que el organismo pueda quedarse para sí el 5% de la recaudación bruta anual obtenida por actos de liquidación y gestión recaudatoria. Sin embargo, en los Presupuestos de 2006 se fija un límite absoluto de 105 millones de euros para ese porcentaje, que es el que los inspectores proponen eliminar.

'Esta misma propuesta se efectuó el año pasado a nuestras autoridades tributarias, no habiendo recibido ni contestación', comenta la organización. Desde el Ministerio de Hacienda se insiste en que la mejora de la lucha contra el fraude se producirá el próximo año, entre otros procedimientos, por una redistribución de los medios, siguiendo la senda ya iniciada este año.

El Ejecutivo tiene pendiente aprobar en lo que queda de año una norma, con rango de ley, en la que se desarrollarán nuevos preceptos para la prevención del fraude fiscal y tributario.

Los subinspectores también protestan

Las críticas a la cúpula de la Agencia Tributaria llegan también de los subinspectores de tributos. El colectivo Gestha, que representa a los 6.000 técnicos financieros del Ministerio de Hacienda, tiene 'serias dudas' sobre la eficacia de las medidas incluidas en los Presupuestos, dada la 'corta plantilla' de la Agencia, que se tiene que 'conformar con un presupuesto exiguo' (723 millones para la lucha contra los incumplimientos tributarios). Gestha tacha de 'conformistas' las previsiones de la Agencia Tributaria para 2006, en las que se estima un alza de 'sólo' el 4% (hasta 4.309 millones de euros) en la recaudación efectiva por fraude fiscal. El colectivo reclama para aumentar este porcentaje que se apruebe en el Congreso una enmienda por la que se habilite a los técnicos de Hacienda la competencia de realizar propuestas de liquidación de actas, una facultad reservada a los jefes de equipo (inspectores), con el ánimo de agilizar el trabajo en el seno de la Agencia.

Gestha pide también nuevas medidas para resolver el embalsamiento de expedientes en los tribunales. Concretamente, reclama a la cúpula de la Agencia que inicie reuniones con asociaciones de empresarios, asesores fiscales y organizaciones de consumidores para reducir la alta litigiosidad en materia tributaria y recaudatoria a través de acuerdos entre las partes. 'Hemos detectado que los plazos de resolución de recursos y devoluciones de ingresos indebidos permanecen en 45 días, lo que refleja el atasco derivado de la creciente litigiosidad que soporta la Agencia', comenta a Cinco Días Joaquín del Moral, secretario de Gestha.