Valores a examen

Azkar supera un verano negativo

El bajo nivel de apalancamiento de la compañía vasca Azkar la coloca como objetivo de compra para fondos o inversores industriales, como ya sucedió a primeros de año con el Grupo Santos (adquirida por FCC en 128 millones). Así lo estiman los analistas de Deutsche Bank en un informe en el que revisan al alza su recomendación sobre la acción.

Un 56,5% del capital de la empresa, la primera del sector transportes que salió al parqué español (febrero de 1999), se encuentra en manos de la familia Fernández Somoza, que comparte accionariado con BBK, Caixa Galicia, Zoco Inversiones, Franklin Resources y el equipo directivo.

Tras meses de caída (pasó de los 7,1 euros que marcó el 14 de junio a los 6,3 euros del 23 de septiembre), el mercado vuelve a confiar en el potencial de revalorización de una firma cuyo valor acumula un alza del 16% en lo que va de año.

El precio objetivo se acerca a los ocho euros, frente a los 7,29 euros del viernes

El verano se saldó para el título de Azkar con una rebaja del 9% en el precio después de que la empresa liquidara el primer semestre con un descenso del 3% en el beneficio de explotación y haber estado por debajo de las previsiones en el Cash Flow bruto de explotación (Ebitda).

Deutsche Bank acaba de elevar su consejo de 'mantener' a 'comprar', y coloca el precio objetivo en 7,8 euros (frente a los 7,29 euros del cierre semanal).

Fruto de este respaldo, las últimas cinco jornadas se han saldado con fuertes subidas para el título (un total del 7%). Además, la entidad vasca anunció el miércoles que ponía en marcha una nueva plataforma logística en Sevilla.

Otro equipo de análisis que ha mejorado su apreciación sobre Azkar es Caja Madrid Bolsa, pasándola de 'mantener' a 'acumular'. La entidad estima la capacidad de revalorización de la acción en un 15%. BPI coincide en la apreciación de 'acumular' y fija el precio objetivo en 7,95.

Dos elementos de incertidumbre pesan sobre la evolución del negocio de Azkar: posibles huelgas en el sector del transporte y el encarecimiento del combustible. Su posible impacto sería atajado por la empresa con una subida de tarifas que nunca entraría en vigor antes de 2006.

Sobre los dividendos derivados del presente ejercicio, Caja Madrid calcula el 2,9%. Ya el pasado 30 de junio los accionistas recibieron 0,14 euros brutos por título con cargo a los resultados de 2004.