Transporte

La plantilla de Iberia advierte que plantará cara al plan de la empresa

Los sindicatos de Iberia rechazan la congelación salarial y el ajuste de plantilla que se plantea en el plan director 2006-2008 aprobado por el consejo. Vaticinan un otoño caliente y reclaman que la dirección les dé información 'fiable y por escrito' sobre el plan en la reunión de la Comisión Económico Social convocada para el martes.

Las centrales sindicales de Iberia, han recibido con una mezcla de preocupación y rechazo la aprobación por el consejo de la compañía el pasado jueves del Plan Director para el próximo trienio.

Los representantes de los trabajadores han mostrado su pesimismo ante la posibilidad de que se pueda mantener la paz laboral en la compañía durante los próximos meses toda vez que el debate para la aceptación del Plan Director coincidirá necesariamente con la negociación de todos los convenios colectivos de la empresa que están denunciados desde hace más de un año.

Portavoces de UGT, Comisiones Obreras, Sepla y Sitcpla han coincidido en señalar que la dirección de Iberia no les ha dado hasta la fecha un sólo papel que les permita conocer a ciencia cierta si son reales o simples especulaciones los mensajes que la dirección 'no envía de continuo a través de los medios'. Los sindicatos han exigido la inmediata convocatoria de una reunión de la Comisión Económico Social (CES) de Iberia, y que en ella la dirección de la empresa 'nos de una vez información fiable sobre el Plan Director y, sobre todo, por escrito'.

Los sindicatos exigen recibir información por escrito del plan director en la reunión del CES del martes

La petición de los trabajadores ha sido atendida y la reunión del CES se ha convocado para el próximo martes día 11.

La central sindical que se ha mostrado más contundente frente al Plan Director ha sido Comisiones Obreras. Un portavoz señaló a este diario que 'no podemos sino rechazar la propuesta de congelación salarial en particular y en general un plan estratégico muy conservador y que no prevé el crecimiento de la aerolínea'. CC OO denuncia que las propuestas de la dirección 'reflejan importantes desequilibrios en las tres áreas de negocio de la compañía, mantenimiento, handling y línea aérea, en beneficio de los trabajadores de vuelo'.

Un portavoz de UGT señaló que la central quiere 'conocer por escrito las propuestas antes de hacer una valoración definitiva'. A priori ve difícil 'aceptar una reducción salarial cuando la compañía todavía obtiene beneficios atractivos'. El sindicato cree que 'el otoño se presenta caliente' y que antes de 'debatir que haremos entre 2006 y 2008, es necesario resolver que pasará en 2005 ya que no tenemos convenio colectivo en vigor'.

Fuentes del Sitcpla (agrupa a sobrecargos y azafatas) mostraron su sorpresa por la propuesta de reducción de plantilla y ajuste de actividad contenidas en el Plan Director. No obstante señalaron que esperarán a conocer 'por escrito' las propuestas antes de tomar una posición oficial.

El sindicato de pilotos mantuvo ayer una posición oficial de silencio a la espera de 'recibir documentos fiables sobre el contenido del plan'. No obstante un miembro de la directiva recordó que el Sepla ha advertido que irá a la huelga si la dirección no abre la negociación del convenio y 'modifica un Plan Director que convierte a Iberia en Air Miseria'.

Globalia puja por Mexicana

Iberia abrió el camino para la compra de las principales líneas aéreas mexicanas en fase de privatización, pero puede que al final le gane la partida su competidora Air Europa. El viernes era la última fecha para presentar las agrupaciones de empresas que podrán pujar en firme por Mexicana de Aviación y Aeroméxico el próximo 21 de noviembre. Sólo Globalia, el holding que agrupa las compañía de Juan José Hidalgo, ha confirmado su alianza con un grupo mexicano, mientras que fuentes de Iberia no quisieron comentar si la compañía se mantiene activa en el proceso.

Globalia presentó inicialmente una 'expresión de interés' sólo por Aeroméxico, pero la compañía entra ahora en la recta final del proceso con la pretensión de pujar también por Mexicana. La compañía de Hidalgo ha presentado un modelo de consorcio en el que mantendrá una participación minoritaria del 25%, frente al 75% que poseerá su socio local. Los pliegos de la licitación de la privatización de Mexicana y Aeroméxico estipulan que sólo aceptarán paquetes accionariales de entre el 51% y el 75% del capital y deben ser presentadas por compañías o consorcios que cuenten con una participación mayoritaria de firmas mexicanas.

El Gobierno del país centroamericano ya ha advertido que no permitirá que un solo consorcio se haga con el control de ambas compañías aéreas.