æscaron;ltima

Industria conmemora el primer siglo del turismo en España

Se crea una comisión nacional encargada de fomentar en España, por cuantos medios estén a su alcance, las excursiones artísticas y de recreo del público extranjero'. Así daba comienzo el real decreto que creaba el germen de la futura administración turística del Estado. Aquel era apenas el primer paso en la configuración de lo que, andado el tiempo, se ha convertido en primer sector de la economía nacional. Corría el año 1905 y pocos podían predecir que lo que comenzaba a llamarse turismo, escrito entonces en cursiva, daría lugar a una sucesión de suecas en biquini, caravanas de coches y grupos de japoneses con cámara en mano. La exposición 100 años del turismo inaugurada ayer recoge la evolución de la oferta turística nacional en el siglo que separa la España de Alfonso XIII de la del nuevo milenio.

Fotografías, carteles publicitarios, guías de viaje y folletos son algunos de los elementos dispuestos en el Palacio de Congresos de Madrid en esta retrospectiva, que permanecerá abierta hasta finales de enero de 2006. Algunos paneles y cinco vídeos explicativos acercan al visitante al nacimiento de una potencia turística mundial. En 2004, España recibió a 53,6 millones de turistas extranjeros que inyectaron 36.000 millones de euros en las arcas nacionales, situándose como segundo país con mayor número de visitas e ingresos.

La inauguración de 100 años de turismo supuso una ocasión para hacer balance de la marcha del sector. Para el ministro de Industria y Turismo, José Montilla, 'la preocupación del Gobierno por el turismo, con el impulso de la iniciativa privada, es lo que ha permitido a nuestro país alcanzar una posición de liderazgo'. El rey Juan Carlos, por su parte, destacó la contribución de 'este gran sector de nuestra economía, generador de empleo y prosperidad, y que ha sabido promover tan eficazmente nuestra imagen internacional'.

En el acto de presentación el Rey hizo entrega de siete medallas y tres placas al mérito turístico 2005. Tres de los galardones eran a título póstumo e iban destinados a pioneros de la promoción del turismo español. Entre los premiados ya fallecidos figuraba Joan Gaspart Bonet, máximo directivo del grupo de hoteles Husa y primer español que presidió una organización internacional de hostelería, la AIH.

Otro reconocimiento destacó la labor de Isidoro Álvarez, presidente de El Corte Inglés, en la difusión de España como destino de compras. En materia de turismo sostenible se elogió el trabajo de Margarita Nájera, ex alcaldesa del Ayuntamiento mallorquín de Calvià. Y, por último, también hubo un hueco para los trabajos de regeneración de la oferta de ocio, donde el Museo Guggenheim de Bilbao recibió una placa al mérito turístico.