CincoSentidos. Ciencia

España se prepara para un eclipse histórico

El Ministerio de Sanidad advierte del riesgo de los filtros caseros y de no proteger a los niños

Los oftalmólogos de medio país están preocupados. El lunes se presenciará en España un eclipse anular de sol, el más peligroso para los ojos, y cuando sucede en cualquier rincón del mundo suelen amontonarse los pacientes con lesiones oculares de cierta gravedad. Los que estarán de celebración, por contra, son los astrónomos y aficionados a mirar al cielo, siempre y cuando se cumplan las previsiones y la semana no comience con nubes.

Reinaba Carlos III, el monarca que desterró numerosas supersticiones de la cultura española, cuando el sol desapareció por última vez hace 241 años para ocultarse detrás de una sombra tras la que centelleaba un anillo de luz. El fenómeno, que unos años antes habría despertado pavor, ya recibió el nombre de eclipse anular y se repetirá este lunes, 3 de octubre. Calificado por los expertos como 'único en una vida', no volverá a presenciarse nada parecido en España hasta el 12 de agosto de 2026, cuando está prevista la ocultación total de la estrella.

Si los eclipses de sol se producen al menos dos veces al año, cuando el astro rey, la luna y la tierra se alinean, los anulares son atípicos y suelen percibirse en estrechas franjas geográficas. El que viene se podrá contemplar en todo el país, aunque sólo en 14 grandes ciudades la visión será perfecta. De hecho, son muchos los ayuntamientos que se han movilizado para que los aficionados lo admiren con garantías y para que el resto de las personas no sufran lesiones oculares.

El consejo generalizado es que se utilicen gafas especiales homologadas, prácticamente agotadas durante la semana pasada, y se huya de remedios caseros como las gafas convencionales de sol, cristales ahumados, película fotográfica, discos compactos, diapositivas y radiografías. 'Lo más seguro es asistir al eclipse a través de la televisión o de internet, para lo que no es necesaria ninguna precaución', dice Javier Pérez, oftalmólogo de Madrid Salud. Y es que ni las gafas con certificado CE protegen más allá de un vistazo de tres minutos, según el Ministerio de Sanidad.

La consecuencia de una exposición prolongada sin la debida protección es la quemadura de la retina. La afección es indolora mientras se produce, pero se manifiesta como inflamación de córnea e iris, cataratas o incluso una ceguera irreversible. Es la Organización Nacional de Ciegos Españoles (ONCE) la que reitera que cuando se producen este tipo de acontecimientos 'la curiosidad del público va pareja a la repentina subida del número de incidentes con los ojos'.

El Planetario de Madrid recomienda, y lo hará con las 8.000 personas que espera el lunes, que se mire directamente sólo en cuatro momentos: cuando la luna comienza a irrumpir entre el sol y la tierra; durante la fase de anularidad (cuando el sol es tapado por completo); en el instante en que empiezan a despegarse, y cuando el sol vuelve a mostrarse pleno. 'Hace falta que nos respeten las nubes para disfrutar con la mayor precaución del eclipse', subraya la directora del Planetario de Madrid, Asunción Sánchez-Justel.

Más allá de la curiosidad, el eclipse ha desatado cierto revuelo social. La mayor polémica se ha dado en Valencia, donde los sindicatos han llamado la atención sobre el riesgo que conlleva que el eclipse coincida con las horas de recreo y que miles de niños puedan resultar afectados por el desconocimiento y la falta de prevención. El Gobierno valenciano ha dejado en manos de cada profesor el cuidado de sus alumnos, pero lo más seguro es que no abandonen las aulas si no cuentan con las citadas gafas. El asunto ha llegado incluso a inquietar al Ministerio de Sanidad, que indica que 'los niños no tienen capacidad suficiente para seguir las normas de seguridad, por ello deben mantenerse en un lugar donde pueda asegurarse que no miran al sol durante el eclipse'.

En cuanto a la preocupación por el tiempo previsto para el lunes, los pronósticos dicen que se gozará de cielos claros en el sur de Galicia y Castilla y León, en toda la zona centro y sureste peninsular. El fenómeno se avistará peor en el norte de Galicia y Cataluña, donde incluso hay previsión de chubascos. Quien pierda la oportunidad de presenciar el anillo luminoso en España tendrá una nueva ocasión el próximo año, pero deberá viajar a África.

ORIGINALIDAD. En Albacete se verá desde una avioneta

Música de cuerda. El Planetario de Madrid tiene 16.000 gafas para quienes quieran presenciar el eclipse. El momento de anularidad, a las 10 horas y 55 minutos, cobrará intensidad con el sonido en vivo del violín de Ara Malikian (concertino de la Orquesta Sinfónica de Madrid).

Desde el aire. La asociación Animaciencia dispondrá de una avioneta en el parque de la Pulgosa (Albacete) para que unas 20 personas puedan ver el sol si amanece nublado. El vuelo durará media hora y la inscripción cuesta 30 euros.

Por internet. La Universidad Complutense de Madrid retransmite el acontecimiento a través de Ucm.es y la Universitat de Valencia lo hará en Uv.es/obsat. El Planetario de Madrid también se suma a la retransmisión en www.planetmadrid.es.

Colgados de la pared. La Universidad de Alicante mantiene una exposición sobre el fenómeno eclipse en la sala Aifos. Allí se muestran maquetas, fotos y el mayor telescopio construido por aficionados.

Protagonista de una película. Liberto Rabal rodará el momento de anularidad como parte fundamental de su película La inercia de los cuerpos.