Banca

El Santander abandona definitivamente la marca Central Hispano

El Santander ha decidido acelerar el ritmo de aperturas de oficinas que tenía previsto realizar en el mercado doméstico tanto en 2005 como en 2006. Frente a las 100 sucursales que estimaba inaugurar este año, ahora ha optado por ampliar este número a 150. El plan incluye abrir otras 150 el próximo año.

La oficina sigue siendo el principal canal para captar y vincular más al cliente. Eso a pesar de que en los últimos meses la banca por internet ha vuelto a despegar, y todas las grandes entidades han iniciado fuertes campañas para captar clientes bajo el gancho de ofrecer depósitos con unas altas rentabilidades.

Los grandes bancos, como el Santander o el BBVA, de hecho, han vuelto a apostar por la apertura de oficinas tras un periodo de cierres, que coincidió con los primeros años de sus respectivas fusiones. El Popular o la banca mediana tradicionalmente han optado por incrementar su red, lo mismo que las cajas de ahorros.

Ahora la división de banca minorista del Santander, denominada aún Santander Central Hispano (SCH), ha decidido ampliar la puesta en práctica de su plan de expansión en el mercado doméstico. Y será en este último trimestre del año cuando concentre el grueso de las nuevas aperturas.

Así, desde enero hasta ahora la red del SCH, dependiente de Enrique García Candelas, ha abierto unas 70 nuevas sucursales de las 100 que tenía previstas inaugurar este año. Pero el banco ha revisado el proyecto de expansión tanto de 2005 como de 2006, y ha optado el mes pasado en ampliar el número de aperturas en 50 más para el presente ejercicio, lo mismo que para el próximo año. En total, abrirá 300 en dos ejercicios.

Las zonas elegidas para su expansión son Madrid, Cataluña, Levante y Andalucía, principalmente.

En el banco explican que ya tienen muchos locales identificados para ampliar sus planes de expansión. Reconocen, no obstante, que queda muy poco tiempo para abrir las 80 agencias que les resta para cumplir sus nuevos planes. Pero afirman que aunque finalicen 2005 con unas 120 oficinas nuevas, las 30 restantes hasta completar el plan las podrán inaugurar en los primeros meses de 2006 y se contabilizarán dentro de los presupuesto del ejercicio 2005.

En la actualidad la red del Santander Central Hispano cuenta con 2.641 oficinas. Este número, sin embargo, sigue siendo inferior a las que poseía el banco en el año 2000, primer ejercicio en el que el Santander y el Central Hispano se fusionaron.

El banco acabó ese ejercicio con 3.476 sucursales. Un año después se situaron en 2.834 y en 2002 el número fue de 2.506. En dos años había cerrado casi 1.000 agencias. Pero, tras esta política de cierres los responsables del banco reconocieron su error. E incluso el presidente del Santander, Emilio Botín, se lamentó de esta estrategia que daban por finalizada.

En 2003 se dio por finalizado el plan de ajuste interno puesto en marcha tras la fusión cuyo objetivo era bajar costes y mejorar la eficiencia. Y fue en ese ejercicio cuando se dio la vuelta a la política de cierres para iniciar una modesta apertura de sucursales. Sólo se abrieron 42 ese año. En 2004 la red creció en 23 oficinas. Por lo que ha sido este año el primero en el que se apuesta por una fuerte expansión.

El BBVA prevé abrir 550 oficinas en tres años.

El Central Hispano pasa a la historia

El 20 de abril el grupo hacía público a través de su memoria anual su decisión de unificar todas sus marcas en una sola, Santander. Sólo filiales como el británico Abbey, el banco por internet Patagon, que ha pasado a denominarse Openbank, Banesto, Banif o Santander Consumer, podrían salvarse de esta unificación, cuya implantación finalizará en 2007, coincidiendo con el 150 aniversario del banco. La red de banca minorista que opera bajo la denominación Santander Central Hispano (SCH) y las filiales latinoamericanas adoptarán la marca única Santander. El cambio supone la desaparición de dos marcas históricas, Central e Hispanoamericano, ambos fusionados entre sí en 1991 y en 1999 con el Santander. Las nuevas oficinas que está abriendo el banco ya adoptan la marca Santander, sin el Central Hispano. Las primeras en adoptar la nueva imagen son dos sucursales: una de Paracuellos del Jarama y otra de Villanueva de la Cañada (Madrid).