Turismo

NH invertirá en hoteles de sol y playa en México y el Caribe

NH busca un complemento hotelero de costa a su negocio urbano después de fracasar en la compra de Occidental. Por esta cadena vacacional ofertó 650 millones de euros. NH utilizará ahora gran parte de este monto para cumplir su deseo: tener un gran negocio de sol y playa con resorts y complejos en el Caribe.

La cadena NH, presidida por Gabriele Burgio, tiene claro que el segmento de hoteles de ciudad está tocando techo. Para hacer frente a la madurez de este mercado, la compañía incorporará un gran número de establecimientos 'resorts' en el Caribe, con los que pueda extender su oferta hacia el turismo vacacional, según señalan fuentes cercanas a la compañía. El fin último de NH es impulsar un negocio de sol y playa, diferente de su tradicional segmento urbano.

Aunque la hotelera presidida por Gabriele Burgio no tiene definido cuántos establecimientos va a incorporar en México, República Dominicana y Cuba, sí prevé que sean numerosos y explotados bajo diferentes fórmulas: la propiedad, la gestión y el alquiler.

Con este plan, la cadena pretende compensar el intento fallido por hacerse con la cadena Occidental, que cuenta con un 85% de negocio vacacional y que tiene una importante presencia en el Caribe.

NH HOTELES 3,88 1,57%

Para aquella operación, NH tenía disponible 650 millones de euros. Incluso tenía pensado realizar alguna desinversión en su filial de promoción inmobiliaria Sotogrande. Se trataba de culminar la compra de la compañía vacacional que perseguía desde hace varios años.

Sin embargo, la oferta de la cadena presidida por Gabriele Burgio, resultó insuficiente para los responsables de Occidental y fue superada con creces por el fondo Carlyle, que ofertó por ella casi 1.000 millones de euros. Por esa razón, NH tuvo que abandonar la puja a finales de julio, quedándose sólo Carlyle con Occidental en unas negociaciones que están a punto de cerrar.

NH ya se acercó a Occidental en 2003 para presentarle su interés, pero entonces tampoco cuajó.

La mayor parte del monto que NH pretendía utilizar en la última operación frustrada (650 millones de euros) se dirigirá ahora a incorporar los establecimientos previstos en México, Cuba y República Dominicana.

En estos momentos, la cadena está negociando con varios socios locales para materializar las futuras incorporaciones. Los hoteles serán gestionados con diferentes regímenes a los utilizados por la empresa hasta ahora. Uno de ellos será el 'todo incluido' o la compra de pequeñas cadenas hoteleras.

NH sólo tiene experiencia en este segmento en dos establecimientos situados en la costa de México, aunque también suma a este conocimiento vacacional su modelo de Sotogrande (Cádiz). De hecho, planea exportarlo a esta zona del Caribe y desarrollar nuevos proyectos similares a los impulsados en Cádiz (viviendas, campos de golf y hoteles), que ha generado importantes ingresos al grupo.

La cadena tampoco descuidará su negocio urbano. Con él estudia ampliar su presencia en las ciudades de Latinoamérica como Buenos Aires, donde ya tiene ocho establecimientos.

NH no es la única cadena urbana que apuesta ahora por el segmento vacacional. La catalana Hesperia también anunció su intención de invertir 200 millones de euros en la zona del Caribe para abrir 4.000 nuevas habitaciones.

Atentos a

Gabriele Burgio ha vendido 190.240 acciones de la cadena por 2,5 millones. La operación corresponde sólo a un interés personal de vender en un momento en que la acción está en alza. En la actualidad, tiene 2,63 millones de acciones.

Los rumores aúpan la acción un 8,5% en el último mes

Desde julio, mes en que NH salió del Ibex, su valor ha venido experimentando un ascenso mantenido en el tiempo, gracias a los rumores de una posible oferta de compra. Estas especulaciones que han tomando mayor fuerza en el último mes, han llevado a acumular una subida del 8,5% de su valor, después de que el pasado viernes cerrase a 13,33 euros bajando ligeramente su cotización un 0,45%.

En el mercado se oyen nombres de posibles interesados en la cadena como el propio fondo Carlyle, que le ha usurpado la posibilidad de llegar a comprar Occidental. También se nombra a Amancio Ortega, dueño de Inditex, con un 10% del capital en NH, y perdedor en la actual puja por el 22% de Unión Fenosa en manos del Santander. En este último mes, también ha habido varios movimientos en el accionariado de NH. Deutsche Bank se convertía en el segundo accionista, por detrás de Amancio Ortega, tras adquirir el 4,7% de la cadena, con lo que suma un 7,5%. La cadena explicó que su entrada es un respaldo a su negocio hotelero alemán.