EDITORIAL

Una campaña exitosa

Telefónica Móviles ha conseguido invertir la tendencia y acelerar la captación de clientes de sus competidores. Según los últimos datos de portabilidad, que reflejan el número de abonados que cambian de operador manteniendo su número, Movistar ganó 130.000 clientes a sus rivales entre mayo y agosto, en detrimento sobre todo de Amena. El giro en la tendencia del mercado se produce después de un cambio en la gestión de la filial de Telefónica, que desde el pasado abril está dirigida por Belén Amatriaín, y después de una muy intensa campaña internacional para unificar todas las marcas con que operaba el grupo bajo el nombre Movistar y con nueva imagen. Ha sido una campaña de gran repercusión y que ha venido acompañada de una estrategia comercial más agresiva, con ofertas de distintos planes de precios atractivos. No sólo se ha vendido nueva imagen, también producto. La competencia se anima.