CincoSentidos

Más hogareños a la hora de comer

Los españoles están entre los europeos que todavía comen más veces en casa, según un informe realizado por Pricewaterpricecoopers (PWC) para Aecoc. El estudio, que será presentado el 28 de septiembre en el III Congreso Horeca -para profesionales de la hostelería, restauración y catering-, establece que de cada cien comidas que realizan los españoles, de media diez se hicieron fuera de casa en 2003, cifra que aumentó a las catorce en 2004.

Estas cifras están muy lejos de la mayoría de los europeos, que de media, comen un 27% fuera de casa. Y desde luego, muy lejos de los británicos que casi una de cada dos comidas que realizan la hacen fuera del hogar.

Pero lo paradójico es que España es el país europeo que más locales de comidas posee, unos 215.000 en total, comparable a Alemania e Italia, con casi el doble de población, y un 35% por encima de Francia y un 18% más que los restaurantes del Reino Unido.

Según fuentes de la Federación Española de Hostelería y Restauración, FEHR, que ha contribuido en el estudio, eso implica que los empresarios españoles obtienen unos ingresos claramente inferiores a sus homólogos europeos.

Sin embargo, según las previsiones de la Federación, los españoles al estar todavía muy lejos del resto de los europeos irán incrementando paulatinamente el número de veces que comerán fuera de sus casas. En cifras, calculan que irá creciendo en un 4,4% anual. El crecimiento no vendrá precisamente de las ocasiones en las que salir a comer está más ligado al ocio, generalmente en las cenas, sino por los desayunos y las comidas.

Cómo explicó durante la presentación del estudio Manuel Robledo, presidente de Comess Group, y coordinador del comité Horeca de Aecoc, el aumento de la frecuencia de comidas fuera de casa vendrá propiciada sobre todo por un cambio de los hábitos sociales de los españoles y de los horarios laborales.

En este sentido, apuntó como determinante la incorporación de la mujer al mercado laboral. Aunque también influirá la gana de los españoles por experimentar nuevos sabores y cocinas.

De media los españoles gastan en comer fuera de casa unos 170 euros al año, la mitad que los italianos o los británicos, aunque el estudio cifra en 205 euros el gasto para el futuro 2009.