Telefonía

ETB aligera su plantilla ante el interés de Telefónica por Colombia

Cada vez hay menos dudas del interés que tiene Telefónica en el mercado colombiano. Y, por si acaso, se encargó ayer de despejarlas en un comunicado a la Comisión de la Bolsa del Reino Unido. 'La compañía se complace en anunciar que continúa estando interesada en las oportunidades que ofrece Sudamérica, especialmente Colombia, en las compañías domésticas de telefonía fija, y que estas oportunidades están siendo analizadas actualmente'.

Lo que no se sabe todavía es qué empresa terminará comprando Telefónica en Colombia. Puede que se cruce en el camino de Carlos Slim y ataque la estatal Telecom o puede que opte por las más rentables operadoras municipales, que operan en núcleos urbanos densamente poblados. La mayor de ellas es ETB, con 1,9 millones de clientes en Bogotá, que ha decidido dar un paso al frente y aligerar su estructura para ser más atractiva ante una posible compra. Para ello, recortará 1.000 empleos, lo que supone el 25% de la plantilla.

Otro paso será la fusión con otra operadora municipal, la de Medellín, en la que también está interesada Telefónica. ETB ha confirmado que hay negociaciones para unirse, lo que facilitaría la tarea a la operadora española. Nada se dijo, sin embargo, de uno de los grandes problemas de estas compañías: su presencia en otros sectores y negocios. A Telefónica le vendría muy bien que se desprendieran de ellos antes de comprarlas.

La claridad con la que Telefónica ha manifestado su interés en Colombia no tuvo su réplica en Europa. El 'no' rotundo con el que su presidente, César Alierta, contestó al posible interés en O2 y Accor hace diez días fue matizado ante la CNMV londinense. Ahora, la operadora 'no desea comentar la posibilidad de adquirir cualquier compañía' en Europa.