Tecnología

¿Un instituto de tecnología para la UE?

La Comisión Europea ha abierto una consulta pública a través de Internet sobre la creación de un instituto europeo de tecnología para reforzar la investigación, la

educación y la innovación en el mercado de la UE. La consulta durará hasta mediados de noviembre y permitirá al Ejecutivo comunitario realizar un estudio en profundidad sobre esta cuestión.

La idea de crear un instituto de tecnología surgió en la sesión de control de la Agenda de Lisboa, en febrero de 2005 y el Consejo Europeo tomó nota un mes después. Ahora, la Comisión ha puesto a disposición de todos los interesados en su página web un cuestionario -en inglés- que se centra en cuatro puntos principales: "la misión clave, los objetivos, el valor añadido y la posible estructura de este instituto".

"Los avances tecnológicos y la aplicación de la investigación científica de alto nivel son conductores cruciales de las perspectivas de crecimiento económico y empleo", señala en una nota de la Comisión. Sin embargo, a pesar de que Europa ha tenido muchos éxitos en investigación y educación, existen "pruebas recientes que indican una dificultad en la traducción de estos logros en ventajas competitivas para las empresas europeas", añade.

"Europa, con pocas excepciones, se queda atrás cuando llega el momento de la creación, la difusión y el uso del nuevo conocimiento", agrega el comunicado, según el cual el número de patentes concedidas a empresas de la UE y la proporción de ganadores europeos de premios Nobel ha disminuido en los últimos años.

Marzo de 2006

El comisario europeo de Educación, Jan Figel, dijo que "un Instituto europeo de Tecnología puede desempeñar un papel innovador" mediante la promoción de un intercambio de conocimientos y como polo de atracción para los mejores investigadores y empresas del mundo.

Asimismo, el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, destacó la importancia de "reforzar el potencial europeo en investigación y tecnología, a través de la estimulación de las carreras de investigación, el apoyo a los investigadores para que se queden en Europa y la atracción de los mejores cerebros de todo el mundo".

Una vez que la consulta pública concluya, la Comisión decidirá si se necesita profundizar más, y por tanto, preparar un informe para el Consejo Europeo de primavera, en marzo de 2006. Si la creación del instituto es aprobada por los líderes de la UE, la Comisión presentará una propuesta legislativa formal al Consejo y al Parlamento Europeo.