Derivados

Obtener rentabilidad de las subidas del petróleo

Actualmente el precio del petróleo se encuentra en niveles máximos históricos y no parece que vaya a volver a situarse en niveles por debajo de los 40 dólares como se ha mantenido en la última década hasta mediados del año pasado, principalmente por la situación económica global en la que la demanda energética de los países emergentes (especialmente China e India) está generando una presión añadida a la capacidad productiva de los países petrolíferos. Además hay que añadir en el último año los incidentes de distinto carácter (terroristas, naturales) que han ejercido también tensiones sobre el precio del crudo.

Tratándose de un commodity (materia prima) es entendible que no se plantee la inversión en este producto, pero realmente sí se puede invertir y obtener beneficios con los movimientos del precio del crudo a través de derivados, en concreto comprando y vendiendo futuros sobre el barril de petróleo West Texas. Actualmente no es muy común poder hacer estas operaciones en las entidades españolas pero sí hay alguna sociedad de valores en la que se puede operar incluso desde la web.

La principal ventaja de operar con futuros es que no hay que desembolsar la totalidad de la inversión sino sólo depositar en una cuenta remunerada la cantidad equivalente a las garantías que exige por un lado el mercado en el que se opera y por otro la entidad a través de la que se realizan las operaciones. Otra ventaja de operar con estos productos es que las comisiones de los mercados de futuros suelen ser inferiores a las equivalentes en los mercados de contado.

Estos futuros tienen vencimiento mensual, por ejemplo actualmente está cotizando el contrato de futuros sobre petróleo West Texas con vencimiento el 19 de septiembre de 2005, pero si la apuesta por el petróleo es a un horizonte temporal superior no hay ningún problema porque lo que se hace es cerrar un poco antes de vencimiento la posición y reabrirla en el vencimiento siguiente (esta operación se llama roll-over). Por ejemplo, si ahora se compran 10 futuros sobre el barril de petróleo West Texas con vencimiento en septiembre a 69,27 dólares porque se cree que seguirá subiendo durante los próximos meses no hace falta que la inversión desaparezca el día de vencimiento sino que se venderán los 10 futuros de septiembre un par de días antes del 19 y comprar al mismo tiempo 10 futuros con vencimiento el 18 de octubre de 2005. Otra característica de este futuro a tener en cuenta para calcular el beneficio (o pérdida en caso de habernos equivocado en nuestras expectativas) es que tiene un multiplicador de 5 dólares por cada 0,01 puntos del precio, esto quiere decir que hay que multiplicar la diferencia entre el precio actual del futuro sobre petróleo y el precio al que se adquieren los futuros, por el número de contratos que se compran y por 500, siguiendo el ejemplo anterior y suponiendo que el precio actual del futuro estuviera a 70 el beneficio sería: (70,00 - 69,27) x 10 x 500 = 3.650 dólares.

Un tema importante es que los futuros se pueden vender sin tenerlos en posición, por lo que también se puede obtener beneficios si pensamos que el precio del petróleo va a caer desde los niveles máximos actuales.