Construcción

Sacyr bate los objetivos de precio de los analistas con otro máximo histórico

Sacyr Vallehermoso supera todas las expectativas. En poco más de cuatro meses, la constructora ha subido casi un 80%. La compañía fue ayer el mejor valor del Ibex con una subida del 2,68% y marcó un nuevo máximo histórico, al cerrar a 22,58 euros.

Es como una cerilla que va pasando de mano en mano. Al final, alguien se quemará, pero de momento tiene mecha', así definía ayer un operador del mercado la situación de Sacyr Vallehermoso en Bolsa. El sector de la construcción es el protagonista del Ibex este año. Pero Sacyr es la más potente de todas las compañías, con una subida acumulada del 91,65%, ayer marcó un nuevo récord al cerrar a 22,58 euros; muy por encima de las mejores previsiones del mercado.

'El combustible de Sacyr está en que se está viendo acompañada de muy buenos datos en todas sus áreas de negocio: autopistas, activos en renta, activos en promoción y la construcción', explica Tomás Pinto, de Kepler Equities. Esta firma de Bolsa tiene como precio objetivo 21 euros. 'Aunque si se hace una valoración por múltiplos comparativos de cada una de las áreas de negocio, estaríamos cómodos hasta un nivel de 25 euros', matiza el experto.

El hecho es que la relación entre el valor bursátil y los beneficios esperados arroja un PER (número de años que un comprador tendría que esperar para ver recuperada su inversión en forma de beneficios) de 17,3 veces, muy en línea con el mercado y por debajo de rivales como Ferrovial (PER de 23,2 veces) y Acciona (PER de 21 veces). 'Los principales riesgos están en las variables macro, principalmente en los tipos de interés, aunque no esperamos ningún incremento a corto plazo', apuntan desde Espírito Santo. La recomendación del banco es de neutralidad y su precio objetivo, 21,3 euros. Espírito Santo espera una trayectoria irregular en Sacyr en lo que se refiere a los beneficios por acción. Así, la proyección para este ejercicio es de un incremento del 67,8%, básicamente por las plusvalías generadas con el frustrado intento de control del BBVA, pero de un descenso del 29,2% en 2006, para volver a remontar un 22,4% en 2007.

Para la firma Chevreux, el mayor peligro está 'el elevado nivel de deuda'. La entidad calcula que el flujo libre de caja después de dividendos 'apenas representará el 10% de la deuda total en tres años'. En cualquier caso, la constructora conserva el respaldo del mercado: en cuatro sesiones consecutivas al alza logra una subida del 7,6%.

Exposición a tipos

Sacyr es la constructora más expuesta a un incremento en los tipos de interés. Espírito Santo calcula que la deuda neta ascenderá en 2006 a 8.300 millones, aunque cree que la compañía puede manejar su situación financiera sin tener que ampliar capital.