Pequeños gigantes

La ergonomía española para millones de oficinistas

Cada año fabrican las mesas, sillas, estanterías y material de oficina que necesitan 60.000 personas. Son líderes del mercado y apuestan por la innovación porque sin invertir en materia gris no hay futuro

Desde 1951 han fabricado las mesas, sillas y archivadores que utilizan tres millones de personas. En Steelcase están convencidos de que es posible mejorar el rendimiento de las personas si se mejora su entorno de trabajo. Los estudios encargados lo avalan así, un centro de llamadas con su mobiliario de oficinas incrementó la facturación el 19% frente a otro que disponía de mobiliario tradicional.

AF Steelcase es una compañía especializada en el asesoramiento, diseño y equipamiento de espacios de trabajo. Su objetivo es ayudar a trabajar mejor y buscar el bienestar de los usuarios. Para ello integran arquitectura, ergonomía y tecnología. Presentes en el mercado español desde hace más de 50 años, tienen una cuota de mercado en mobiliario de oficina del 15%. AF Steelcase trabaja bajo el paraguas de la multinacional norteamericana Steelcase. Con sede en Michigan, cuenta con 35 fábricas en todo el mundo y 900 concesionarios especializados.

En España tiene una fábrica en el sur de Madrid con 370 trabajadores y una red de concesionarios altamente especializados, distribuidos en más de 60 puntos del territorio español. Las exportaciones, gracias a la comercialización en Europa de soluciones desarrolladas íntegramente en Madrid, crecieron el 40% en 2003. Durante 2005, la cifra de exportaciones supondrá el 15%. Los principales compradores son Reino Unido, Francia, Alemania y los países del Este, según Alejandro Pociña, su presidente y consejero delegado.

La investigación sobre la forma de trabajar de las personas le ha ayudado a definir una nueva metodología de diseño de espacios, clave para un entorno de alto rendimiento. Estos principios son aportar la privacidad necesaria, facilitar el acceso a la información de manera que las personas tengan un lugar donde colaborar o concentrarse cuando lo requieran y desarrollar un mobiliario que permita a los usuarios compartir, captar y mostrar la información. También gestiona cómo archivar los documentos y objetos personales que ayudan a realizar adecuadamente el trabajo.

De pequeño taller a multinacional

La empresa nació en 1951 como un pequeño taller dedicado a la fabricación de carpetas llamado Sistemas AF. En 1959, la compañía madrileña se situó a la cabeza del mobiliario de oficinas. Durante los setenta se convirtió en el principal suministrador de equipamiento de la Administración del Estado.

Su liderazgo se extiende a la sillería de oficinas, con más de 60.000 sillas producidas cada año. Durante los ochenta crea su popular mesa C/cuatro, de la que vendió medio millón de unidades. En 1986, la compañía experimenta una profunda renovación tecnológica gracias a la informatización de sus procesos industriales. En 1989, Sistemas AF se integra en el grupo de Steelcase y en el año 2000 cambia el nombre por AF Steelcase.

Uno de los elementos diferenciadores de AF Steelcase es su vocación por la innovación y su implicación en programas de investigación, que han dado como resultado 75 premios de diseño, desde 1994 y 1.320 patentes en todo el mundo. Son pioneros en su compromiso con el medio ambiente, creando productos innovadores con un impacto ambiental reducido y sobre los que informa durante todas las etapas de su ciclo de vida, 'desde la elección de materias primas, fabricación, transporte, uso, fin de vida y reciclado', afirma Alejandro Pociña, su consejero delegado.

Respecto a la oficina del futuro, Steelcase ha desarrollado con IBM un espacio físico de trabajo, donde se integra la tecnología inalámbrica más avanzada en un mobiliario que proporciona al usuario el control de su entorno, denominado bluespace. Así, desde la pantalla del ordenador el empleado puede ajustar la temperatura, iluminación y aire que desea o trabajar en cualquier puesto desde el que tendrá acceso a la información.

En esta oficina ocupará un lugar destacado su silla think, que se anticipa a las necesidades del usuario y se adapta intuitivamente a los cambios de postura. Pociña insiste: 'Elegir una buena silla no es ninguna tontería, ya que puede suponer mejorar el rendimiento un 17% y disminuir los dolores de espalda; lo avalan los estudios realizados con la silla leap'.

'El 2% de las ventas se destina a innovación'

'Uno de los elementos diferenciadores de AF Steelcase es la proximidad a los clientes. Con Telefónica, IBM, Caja Madrid e Iberdrola realizamos proyectos personalizados para sus oficinas a partir de prototipos codiseñados con ellos', dice José Luis López Saldaña, director de marketing e I +D.

Dirige un equipo de 20 personas entre ingenieros, diseñadores, arquitectos y ergónomos. Cada año, la inversión en investigación e innovación supone 1,2 millones de euros. La consigna es destinar el 2% de la facturación, comenta José Luis López Saldaña. Son conscientes de que para ser líderes en el futuro hay que investigar y conocer de cerca lo que requiere el mercado. 'La fuerte inversión en materia gris nos asegura desarrollar proyectos en un breve espacio de tiempo', puntualiza López Saldaña.

Tiempo Sacar al mercado cualquier diseño innovador requiere años de dedicación. Así, la nueva silla, llamada leap, ha supuesto cuatro años de trabajo y una inversión de 30 millones de euros. La previsión de la multinacional es fabricar entre tres y cinco millones de estas sillas en los próximos años.

Con sello made in Spain Entre las aportaciones de la empresa española destaca el panel quid, una separación física, visual y acústica. Además incorpora cableado para voz, teléfono, luz y datos y actúa como soporte de estanterías, armarios, planos de trabajo y porta accesorios. Otro diseño español es el programa de madera para la dirección XaviaAqua. Supone un proceso innovador muy importante, puesto que los tintes y el barniz son de base al agua y no polucionan.

Ambiente de trabajo Conocer el ambiente de trabajo de las empresas españolas es clave para diseñar su mobiliario futuro. Actualmente, un equipo de investigadores de la Fundación Rafael Escolá, analiza el comportamiento de empleados españoles en empresas tecnológicas en relación con los norteamericanos. Su conocimiento será la clave para diseñar los entornos de trabajo de los próximos años. De las primeras conclusiones del estudio se deduce que 'cuanto más jóvenes son los empleados, menores son las diferencias socioculturales y de comportamiento', recalca.

Diseñadores con nombre propio Ricardo Bofill, Jordi Pensi y Toni Flores son algunos de los diseñadores que han dejado su huella en Steelcase. Es socio protector de la Fundación de Fomento de las Artes Decorativas y por sus talleres han pasado personajes tan emblemáticos como Frank Lloyd Wright y colaborado otros como Norman Foster.