Transporte

La escalada en los precios del combustible dispara la alerta en las aerolíneas

La escalada de precios del petróleo está poniendo contra las cuerdas a las aerolíneas. Subidas de precio en los billetes para afrontar la carestía del combustible y suspensiones de pagos perfilan el nuevo panorama de un sector que perderá este año cerca de 5.000 millones de euros.

El negocio de las compañías aéreas sigue sumando obstáculos. A la fuerte competencia en precios que han introducido en el sector las compañías de bajo coste, hay que añadir la escala del crudo, que en la última semana ha vuelto a dispararse con los devastadores efectos del huracán Katrina.

El precio del combustible se ha incrementado un 21% desde el pasado 26 de agosto, el último día de cotización desde la llegada de Katrina a la costa de Estados Unidos. El combustible es el principal coste que soportan las aerolíneas, después de los gastos de personal, por lo que sus oscilaciones tienen una repercusión casi inmediata en la cuenta de resultados.

La semana pasada el petróleo marcó su máximo histórico, al superar los 70 dólares por barril en Nueva York.

'Si la reciente escalada de precios del petróleo continúa, también puede impactar en la demanda de los servicios de las aerolíneas', afirma un analista de Calyon consultado por Reuters.

La firma de análisis de solvencia Standard & Poor's señaló el pasado martes que el huracán iba a complicar la ya delicada situación de Delta Air Lines -que podría volver a suspender pagos- y del resto de la industria estadounidense, que ya atraviesa por serias dificultades. United Airlines, en situación concursal, subió el jueves el precio de los billetes entre 10 y 30 dólares por trayecto. Un portavoz de la compañía indicó: 'Esperamos que nuestros clientes sepan entender que el precio del combustible está llegando a niveles récord y que no tenemos otra opción que subir precios'.

Además de Delta, Northwest Airlines, que ocupa el cuarto puesto en Estados Unidos, también podría verse obligada a solicitar la protección judicial en las próximas semanas, según ha indicado la propia compañía.

Subidas

Tras la decisión de United de subir los precios, el resto de las compañías está a la expectativa. Air Canada anunció ayer que subía su tarifa en 30 dólares. En Europa, todavía no se ha iniciado la oleada de subidas, pero algunas compañía, como Air France, han incrementado el precio de los billetes cuatro veces desde el pasado mes de mayo.

Fuentes de Iberia señalaron que su intención es no hacerlo si pueden evitarlo, 'pero todo depende de cómo siga la espiral de precios del petróleo'.

Al presentar las cuentas del semestre, la compañía señaló que 'los resultados de los próximos trimestres del año se verán afectados de forma significativa por el alza continuada del precio del combustible, que será compensada en parte por una mejora en la tendencia de los ingresos unitarios y el mantenimiento en la reducción de costes unitarios'. Desde entonces, los precios del combustible se han disparado.

Las subidas no se están materializando a través de aumentos de tarifas sino de suplementos, porque las compañías entienden que se trata de una situación coyuntural.

Las primeras subidas se produjeron en octubre pasado, pero desde entonces al menos ha habido tres ocasiones en que las compañías europeas han aumentado precios. La última subida, que se produjo en mayo, supuso un alza media en el precio de los billetes de cinco euros por trayecto para los vuelos internacionales y fue acometida por todas las aerolíneas.

Las previsiones de pérdidas de la industria aumentan

La Asociación Internacional de Líneas Aéreas, IATA, volvió a insistir el jueves en las dificultades a las que se enfrenta el sector, a pesar del crecimiento del número de pasajeros transportados, que han crecido el 8,8% en lo que va de año y un 8,5% sólo en el mes de julio.

En mayo la asociación pronosticó que las pérdidas de esta industria ascenderían a 6.000 millones de dólares (4.800 millones de euros) basándose en un precio medio del barril de petróleo de 47 dólares. Las últimas subidas han colocado el precio medio en 53 dólares. 'Cada dólar de subida añade 1.000 millones de dólares a los costes del sector, que ha realizado un tremendo esfuerzo para ser más eficiente y recortar gastos de todas las partidas', explica la IATA.