Derivados

Estrategias para cubrir carteras y no perderse las posibles subidas

A la vuelta de las vacaciones vemos que los mercados están retrocediendo después de cuatro meses de subidas continuadas y con un mes de agosto mantenido a pesar de los bajos volúmenes de contratación y de un precio del crudo en permanente alza. A partir de la próxima semana, cuando ya estén presentes la mayoría de los actores de los mercados y cuando se conozcan datos macroeconómicos importantes en EE UU y en Europa, se podrá ver si las caídas de los últimos días son una consolidación de los niveles de soporte de la mayoría de los índices o si las correcciones son el principio de un cambio de tendencia.

Ante esta situación se pueden utilizar los productos derivados mientras se confirma alguna de las alternativas anteriores, bien para cubrir la cartera si no se deshicieron posiciones antes de las vacaciones, bien para no perder otra posible subida vertical a partir de estos niveles.

Para el primer caso, hay varias alternativas en función de las pérdidas que se esté dispuesto a asumir, de las expectativas de mercado que se tengan y del coste que se pueda pagar. Una opción es comprar una put ATM (es decir, con precio de ejercicio igual al nivel actual del mercado) para cubrir posibles caídas a partir de este mismo momento, por ejemplo, si se utilizan puts sobre el futuro del Ibex 35 se compraría la que tiene precio de ejercicio 10.000 y vencimiento en septiembre teniendo que pagar una prima del 0,80%. Otra alternativa es una put OTM (con precio de ejercicio menor al nivel actual de mercado) en el caso de estar dispuesto a asumir un porcentaje de pérdidas pero a partir del cual no se quiera arriesgar, en este caso, se podría comprar una put 9.700 con vencimiento en septiembre asumiendo una pérdida hasta un 3% pero pagando a cambio una prima del 0,20%.

Otra opción es comprar un put spread, que es una combinación de opciones ATM y OTM, de tal forma que se cubrirían las caídas de la cartera desde el nivel actual hasta el que se considere que no va a sobrepasar el mercado a la baja. Esta estrategia se podría crear comprando la put ATM y vendiendo al tiempo la OTM que supondría una cobertura hasta niveles de 9.700 y costaría un 0,60%.

Para el caso de que se quiera entrar en mercado con expectativas alcistas se puede comprar call para recoger la posible subida del mercado sin asumir las pérdidas en caso de que los índices se den la vuelta. También se pueden utilizar distintas call en función del coste que se esté dispuesto a asumir. La call ATM sobre el Ibex 35 del primer vencimiento, con la que se recogería la subida desde este momento, supondría un coste de 1,80%. Si se utiliza una call OTM (con precio de ejercicio superior al nivel actual de mercado) se pagará una prima inferior pero no se obtendrían beneficios hasta ese nivel. Por ejemplo, si se compra la call 10.300 de septiembre la prima supondría un 0,38% pero se perdería el primer 3% de subida del Ibex 35. Y ya por último se puede comprar un call spread limitando los beneficios al nivel que se decida.