Previsiones

La economía china crecerá este año un 9%, según el Banco Mundial

La economía china crecerá este año un 9%, por encima de las expectativas, aunque el incremento se reducirá hasta un 8% en 2006, según ha informado hoy el Banco Mundial (BM). Debido al fuerte incremento de las exportaciones chinas, de un 33% en el primer semestre del año, hasta junio se registró un crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) del 9,5%.

La cifra se sitúa muy por encima del 7% que la Comisión Nacional de Planificación y Desarrollo de China fijó para este año, y que tuvo que elevar al 8% en enero. El crecimiento del PIB chino se ralentizará al cierre del año hasta un 9% y en un 8% en 2006 debido a la reducción del comercio y de la economía mundial, así como de la demanda doméstica.

"Las previsiones macroeconómicas para China son favorables. El objetivo debe ser la reforma estructural y un crecimiento equilibrado, que debe pasar de estar centrado en exportaciones e inversiones volátiles hacia otro basado en el consumo", ha señalado David Dollar, director del BM para China.

Según el Banco, la reducción de los créditos, de la inversión directa extranjera y un sutil crecimiento en las importaciones de equipamientos pronostica un ritmo más sostenible, mientras que las medidas gubernamentales para "enfriar" la economía en el sector inmobiliario están empezando a ver sus frutos. El superávit de la balanza comercial china alcanzó los 50.000 millones de dólares (40.500 millones de euros) hasta julio, con un crecimiento del 33% en el primer semestre.

El incremento de las exportaciones chinas se verá afectado a la baja por la revalorización del yuan, que el pasado 21 de julio se encareció un 2% después de diez años de un cambio fijo de 8,278 yuanes por dólar. El efecto de la revalorización será irrelevante en las importaciones chinas, ya que están basadas en bienes de inversión y materias primas, pero afectará al beneficio de los exportadores.

El BM señala que una revalorización del 10% del yuan podría reducir el crecimiento del PIB chino hasta un punto porcentual el primer año, y entre 0,5 y dos puntos porcentuales el segundo. Las incertidumbres se mantienen respecto a la demanda interna, ya que está decreciendo, por lo que el BM sugiere que las políticas económicas se centren en prevenir la excesiva inversión, la deflación y a continuar flexibilizando su moneda, lo que favorecerá los tan necesarios cambios estructurales y financieros en China.

La presión de la inflación, según el informe, se reducirá a medida que los precios de las materias primas en el mercado internacional se abaraten, a excepción del petróleo. El Banco Mundial recomienda que se aumenten las inversiones en seguridad social, salud y educación para favorecer el crecimiento del consumo interno, así como que se implante un sistema de

pensiones eficaz.