Pequeños gigantes

EGI, una pionera en la sonorización a la medida

Con una previsión de facturación en 2005 de 14,5 millones de euros, para EGI, empresa instaladora de sistemas de sonido, el sector exterior es cada vez más importante y supone ya el 25% de su cifra de negocio

Instalar sistemas de sonido, intercomunicación y megafonía, ésta es el área de negocio que ha convertido a EGI en líder del mercado en España y en Europa. Sus sistemas permiten, por ejemplo, decidir qué música se quiere escuchar en cada habitación de la casa, cuándo y cómo, y además sin interferir con la elección hecha por el resto de los miembros de la familia. Además, el sistema producido por EGI ha traspasado el ámbito de la vivienda y ha evolucionado hacia el de las instalaciones comerciales y recintos públicos, desde una tienda, un centro comercial o un aeropuerto a hospitales y residencias para mayores.

Algunos de sus desarrollos tienen además un marcado carácter social. Como el sistema de comunicación para discapacitados auditivos, uno de los productos más innovadores sobre el que trabaja la empresa. Está compuesto por un módulo emisor y otro receptor. Al emisor puede conectarse un portero automático, el timbre de la puerta, un detector de gas, humo o agua, de tal forma que cualquier elemento periférico que lleve una señal eléctrica se conecta al emisor y éste, por radiofrecuencia, la pasa al receptor, conectado a cualquier elemento lumínico, como una lámpara de sobremesa. El resultado final es que, cuando alguien llame al timbre o suene el portero automático o se detecten humos, gas, etc., se encenderá una luz en el lugar predeterminado para dar aviso acústico al discapacitado de la llamada o la fuga.

Investigación

Para lograr posicionarse en lo alto del sector, la I+D+i ha sido decisiva para la compañía. 'A este apartado destinamos el 20% de nuestros ingresos y un 25% de los recursos humanos se dedican a esta labor'. Asimismo, la compañía cuenta con proyectos en colaboración con la universidad y con organismos como el CDTI y el CSIC.

Mediante la investigación, EGI busca simplificar las instalaciones, aportar más funciones en menos espacio y optimizar el rendimiento de la electrónica. 'Hemos logrado, en el espacio de un interruptor convencional, introducir mecanismos de control de un sistema electrónico', explica Javier Monge, director de marketing de la compañía.

El usuario final o el instalador no forman su clientela directa. Son más bien los almacenes de material eléctrico los que compran los productos de sonido. 'Se convierten en nuestros socios para acceder a una gran mayoría de instaladores eléctricos. Así, una persona sin conocimientos de electrónica y acústica puede instalar nuestros productos. También hacemos sistemas a la medida del cliente'. Su último lanzamiento, la serie Escenic, es una solución para sonorizar pequeños y medianos espacios con una potencia de audio superior al que aporta un sistema de sonido ambiental convencional. El nuevo sistema incluso mejora la calidad sonora de los altavoces y difusores acústicos ofrecidos hasta el momento por EGI.

La exportación es otra de las claves del éxito de EGI. 'El negocio exterior supone cerca del 25% de nuestra facturación, aunque exportar es muy difícil para una empresa como la nuestra, una empresa española que desarrolla y fabrica electrónica. Su último lanzamiento, la serie Escenic, una solución para sonorizar pequeños y medianos espacios con una potencia de audio superior al que aporta un sistema de sonido ambiental convencional. España no destaca por su fama como fabricante de estos productos y hemos tenido que invertir mucho dinero, tiempo y esfuerzo en ir a los distintos países y conseguir que los grandes prescriptores de opinión comprobasen lo que hacemos', recalca Monge.

Antonio Sánchez. Presidente de EGI

Desde Zaragoza a la conquista de mercados de 30 países

La empresa surge en el año 1969 y en el nacimiento de la misma tuvo una decisiva influencia la pasión por la música de su fundador, Antonio Sánchez. Músico aficionado en sus años de estudiante, Sánchez constituyó el grupo Los Cuerdas Locas. Para ellos inventó un equipo de eco y reverberación que mejoraba la sonoridad de las canciones rock que tocaban. A partir de ahí empieza a distribuir equipos de eco por toda España.

En su origen, EGI era un pequeño taller dedicado a la sonorización de locales. Desde esa atalaya, Sánchez observó las necesidades no resueltas en todo lo referente a la sonorización de viviendas, por lo que intentó que varios fabricantes desarrollasen un sistema específico que resol- viese esos puntos. Al no sustanciarse, Sánchez decidió reunirse con gente de la universidad para hacer trabajos a medida.

Los sistemas de sonido distribuidos para viviendas concentraban en aquella época toda la potencia y control en un punto, lo que limitaba técnicamente a la hora de dotar de flexibilidad a la instalación. Decidido a resolver esta cuestión, el actual presidente y director general de la compañía desarrolló una tecnología que permitió descentralizar el control y la potencia y, así, acceder a muchas prestaciones y funciones que un sistema convencional no permitía.

El despegue de EGI comenzó siete años después, cuando en 1976 consiguió su primera patente y empezó a fabricar en serie los módulos de instalaciones de sonido. A día de hoy, y tras iniciar la exportación de sus productos hace diez años, la empresa, con sede en Zaragoza, dispone de oficinas permanentes en Alemania, Singapur, Dubai, Portugal, Italia y México, aparte de las de Madrid y Barcelona. En el resto opera a través de compañías importadoras o distribuidores. Además tiene dos divisiones de negocio: la de sistemas de sonido, intercomunicación y megafonía y la más reciente de iluminación.

De cara al futuro, el objetivo es vender más productos en el área Asia-Pacífico. La oficina de la que dispone en el sudeste asiático ha ayudado a acercarse a los mercados de Indonesia, Malasia, Vietnam, Corea, Australia o India, y desde este año ha empezado a trabajar en la implantación comercial en China.

Datos básicos

Cifras

La previsión de facturación para 2005 es de 14,5 millones de euros, mientras que la de ventas al exterior es de 4,3 millones. La plantilla está formada por 162 empleados, incluyendo los de la red comercial. Del total de trabajadores, 25 están adscritos al departamento de I+D+i. Cuenta con presencia comercial en 50 países y sus ventas consolidadas abarcan a una treintena de ellos.

Producción

Los equipos colocan 24.000 componentes electrónicos a la hora. En el catálogo existen 1.400 productos diferentes y entre unos 2.000 y 3.000 clientes.

Adquisición

A principios de año adquirieron la empresa de iluminación Xenon, especializada en el desarrollo, fabricación y comercialización de productos de iluminación decorativa. Fabrica 7.000 artículos anuales, cuenta con una plantilla de 25 personas y factura 6 millones de euros al año.

Proyectos

Desarrollar sistemas que combinen luz y sonido, sistemas capaces de combinar el control de las funciones acústicas y de iluminación. Para principios de 2006 prevén comercializar sistemas completos que permitirán automatizar viviendas y edificios. Otro de sus proyectos más innovadores está orientado a conseguir la transmisión de sonido para discapacitados auditivos para facilitarles un mayor confort y seguridad, reemplazando las señales de audio por luz. Por último está la mejora del equipamiento de hospitales y residencias para mayores, con sistemas de control de pacientes y de gestión de las comunicaciones.